BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: Guía Esencial: Optimice su proceso de virtualización de TI
Lo básico Póngase al día con nuestro contenido introductorio.

Cree reglas personalizadas de colocación de VM

Mover cargas de trabajo a través de un ambiente es más fácil ahora, pero un servidor host podría no ser buena opción para determinada máquina virtual.

La portabilidad de máquinas virtuales hace posible mover cargas de trabajo de maneras que no eran posibles en los centros de datos físicos. Mediante el uso de características tales como vMotion de VMware o Live Migration para Hyper-V de Microsoft, una máquina virtual corriendo se puede mover de un host de virtualización a otro sin incurrir en ningún tiempo de inactividad. Un administrador puede iniciar manualmente un movimiento así, de modo que un servidor host puede ser puesto fuera de línea por mantenimiento, o una máquina virtual puede ser movida automáticamente por un equilibrador de carga. En cualquier caso, el resultado final es que una VM posiblemente podría ser movida a cualquier servidor host disponible.

En la superficie, mover las máquinas virtuales de un host a otro puede parecer completamente inofensivo. Sin embargo, hay situaciones en las que un servidor host podría no ser una buena opción para una máquina virtual en particular. Siendo ese el caso, es importante establecer algunas reglas básicas para la migración de máquinas virtuales.

El proceso de aplicar las reglas que usted ha establecido variará mucho de un hipervisor al otro. Por ejemplo, VMware y Hyper-V soportan cada uno el uso de reglas de afinidad, pero las reglas son creadas en formas completamente diferentes. Este consejo analiza algunas situaciones en las que las reglas de colocación podrían ser útiles, en lugar de tratar de llevarlo a través del proceso de creación de reglas.

La separación legal

Una de las situaciones más comunes que usted puede necesitar para crear unas reglas de colocación de VM es cuando existe un requisito legal para que las máquinas virtuales se mantengan separadas la una de la otra. Este requisito es muy común en entornos de alojamiento de nube pública, pero a veces también entra en juego en entornos corporativos.

Imagine por un momento que un proveedor de nube pública tiene tanto a Coca-Cola como a Pepsi como inquilinos. En ese tipo de situación, probablemente habrá un requisito contractual para mantener los recursos de Coca-Cola en un host de virtualización separado de aquellos en los que residen los recursos de Pepsi. Del mismo modo, en un entorno corporativo puede ser un requisito mantener los recursos de un auditor de cumplimiento separados de los recursos del departamento de finanzas.

Cuando se requiere este nivel de aislamiento, a veces es más fácil colocar los inquilinos o departamentos en clústeres de hosts separados, en lugar de tratar de construir un conjunto de reglas, pero cualquier enfoque puede funcionar.

Aplicaciones de varios niveles

A veces, las reglas de colocación de VM se crean en un esfuerzo por proteger aplicaciones de varios niveles. Supongamos por un momento que su organización tiene una aplicación web personalizada que consiste en una interfaz web y una base de datos de back-end. Pretendamos  que el front-end web y la base de datos están almacenados en máquinas virtuales separadas. Debido a que estas dos máquinas virtuales son parte de la misma aplicación, puede que desee asegurarse de que siempre residen en el mismo host de virtualización. Por el contrario, es posible que desee mantener las máquinas virtuales en hosts separados, ya sea por rendimiento o por razones de seguridad.

Si su objetivo es mantener las máquinas virtuales juntas en una host común, entonces el mejor mecanismo para hacerlo son las reglas de afinidad. Las reglas de afinidad son normas que ordenan que ciertas máquinas virtuales deben existir en el mismo host que otras, incluso si las máquinas virtuales se migran a otro host.

Clústeres virtuales

Los clústeres virtuales (guest clusters) también suelen hacer uso de las reglas de colocación de máquinas virtuales. Los clústeres virtuales son grupos de nivel de aplicación que están al menos parcialmente compuestos de máquinas virtuales. Los nodos de los clústeres virtuales no deberían normalmente residir en un servidor host común. De lo contrario, si el servidor host fallara, entonces el clúster virtual también podría fallar.

Es cierto que la mayoría de las implementaciones de hipervisores se agrupan en el nivel de host, por lo que un fallo a nivel de host debería dar lugar a máquinas virtuales cambiando hacia otro host, y eso debería mantener los nodos del cluster virtual en ejecución, incluso si todos ellos existen en un host común. El problema con esta idea, sin embargo, es que los hosts restantes del clúster de hosts podrían no tener suficientes recursos disponibles para absorber la totalidad de las máquinas virtuales que se estaban ejecutando en el host fallado. Por ello, es mejor mantener los nodos del clúster virtual en hosts separados, que preocuparse de si el cluster virtual se verá afectado por un fallo a nivel de host.

El mejor mecanismo para mantener los nodos del clúster virtual separados uno de otro son las reglas anti-afinidad. Las reglas anti-afinidad le permiten prevenir que ciertas máquinas virtuales residan en un host común, a menos que no haya suficientes hosts disponibles para mantener todas las máquinas virtuales dentro del conjunto anti-afinidad, separadas las unas de las otras.

Disponibilidad de recursos del sistema

Una cuestión más a considerar es la disponibilidad de recursos del sistema. Usted no quiere que una máquina virtual sea migrada a un servidor host que está bajo de recursos disponibles. La mayoría de los hipervisores no tratarán de colocar una máquina virtual en un host muy utilizado si una mejor opción está disponible, pero a veces hay situaciones en las que una máquina virtual necesita ser movida y todos los hosts están ejecutando grandes cargas de trabajo.

Una forma de evitar que las máquinas virtuales agoten por completo los recursos de hardware disponibles es la creación de reservas de host. Las reservas de host están diseñados para reservar una cierta cantidad de recursos de hardware para uso del hipervisor, lo que garantiza que el servidor host nunca está del todo agotado de recursos.

Como puede ver, hay una serie de diferentes circunstancias que pueden requerir el uso de las reglas de colocación de host. Afortunadamente, la mayoría de los hipervisores principales permitirán la creación de reglas que controlen la colocación de máquinas virtuales.

Próximos pasos

No olvide revisar también:

Confíe en el hipervisor para equilibrar la carga en las VM

¿Cómo puedo prevenir los problemas de expansión y de ciclo de vida de las VM?

Los cinco errores principales a la hora de hacer copias de seguridad de VM y cómo prevenirlos

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close