Resolver Problemas Consiga ayuda para problemas específicos con sus proyectos, procesos y tecnologías.

Creación de una respuesta ante pandemias como parte del plan de recuperación de desastres

La nueva gripe A (H1N1) afecta cada día a más personas, por lo que las empresas necesitan incluir una respuesta ante pandemias en sus planes de recuperación ante desastres.

Los planes de recuperación ante desastres, especialmente desde el punto de vista informático, se basan en una serie de scripts previamente definidos y probados que se encargan de la ejecución de los recursos técnicos de un único sistema o de una infraestructura informática completa a lo largo del proceso de recuperación ante desastres. Sin embargo, la planificación de la recuperación de desastres ante una pandemia lleva aparejado un factor completamente novedoso con la que la mayor parte de los responsables de su elaboración no están familiarizados:  el elemento humano.

Los efectos de pandemias tales como la gripe aviar, la neumonía asiática, y, ahora, la gripe A no tienen por qué ser devastadores para su centro de datos o sus sistemas o instalaciones informáticos. Pero este tipo de desastres no sólo afectan a su centro de datos o lugar de trabajo, sino que también repercuten sobre sus empleados. A continuación ofrecemos una recopilación de parámetros que deben tenerse en cuenta a la hora de elaborar un plan de respuesta ante epidemias.

La planificación ante epidemias exige políticas claras

Aunque pueda resultar difícil, cuando un virus provoca una pandemia, es de vital importancia identificar los síntomas, detectar el virus y analizar dónde se ha originado el foco infeccioso. Una de las primeras medidas de la planificación ante pandemias que deben adoptar las empresas es desarrollar una política de recursos humanos clara que proporcione un sistema para que los empleados puedan dar parte de las afecciones médicas que padezcan y pueda realizarse un seguimiento de éstas. Cuando una empresa se enfrenta a una pandemia, es importante que los jefes apoyen a sus empleados, instándoles a comunicar de forma inmediata cualquier síntoma de gripe que puedan experimentar, y oDRenándoles que se queden en casa y reciban atención médica para que puedan recuperarse antes de volver al trabajo. El objetivo fundamental de estas políticas es detener la propagación de un virus que podría contagiarse a un número aún mayor de trabajadores de la empresa, pero también pretenden transmitir a los empleados la sensación de que la empresa vela por ellos y de que su puesto de trabajo no peligra.

Comportamiento humano y previsión

Los planes de recuperación ante desastres y pandemias también deben prever la reacción potencial de los trabajadores cuando se declara una patología vírica masiva. A diferencia de los desastres que afectan a una única instalación o a un área específica, la pandemia posee una incidencia más amplia. El hecho de no residir cerca de una instalación sacudida por un desastre o de trasladarse junto a la familia a casa de un pariente que viva en otra región no proporciona inmunidad si se desencadena una epidemia. En caso de pandemia, cabe esperar que la salud de sus familias se convertirá en la prioridad de los empleados: los padres pueden tener que hacer frente a cierres de los colegios, etc. En la medida de lo posible, deben implantarse medidas para permitir que los empleados trabajen desde casa.

Apoyo tecnológico durante una pandemia

Existe una amplia gama de soluciones tecnológicas que contribuyen a la planificación y recuperación ante pandemias. Sistemas como XenDesktop de Citrix Systems Inc. y View de VMware Inc. permiten a los usuarios acceder a un entorno operativo similar al de la oficina desde una gran variedad de dispositivos, tales como un oDRenador de uso doméstico. Unified Communications de Cisco Systems Inc. y Office Communicator de Microsoft ofrecen servicios de mensajería instantánea, telefonía IP y videoconferencia que pueden gestionarse a través de una única interfaz que se ejecute en un oDRenador.

Estas opciones proporcionan grandes prestaciones a efectos de la respuesta ante grandes pandemias, a la par que frenan la propagación de la enfermedad, pues permiten aislar a los empleados sanos de modo que no se vean expuestos al contagio. Gracias a estos recursos tecnológicos, además, los empleados convalecientes o que deban quedarse en casa pueden seguir participando de forma activa en las labores profesionales.

Premisas de partida y puntos de dependencia

La planificación ante pandemias debe aboDRarse desde el comienzo de la planificación de la recuperación ante desastres y tenerse en cuenta a lo largo de todo el proceso de concepción. Al diseñar un plan de respuesta ante pandemias, se dará cuenta de que deben establecerse unas premisas de partida incluso para culminar su elaboración, por no mencionar su eventual puesta en práctica algún día. Retomando un ejemplo recogido más arriba, cuando las instalaciones de un centro de datos quedan destruidas a causa de un desastre natural o humano, podemos recurrir a nuestro proveedor de almacenamiento en cinta (situado fuera del alcance de la catástrofe), activar el plan de recuperación ante desastres, avisar al servicio técnico de emergencia y hacer que todo el mundo se ponga manos a la obra hasta que el entorno se haya restaurado. Ante este tipo de desastres, la recuperación es posible porque disponemos de datos físicos que recuperar, así como de técnicos y proveedores de servicios que nos ayudan en la ejecución del plan. Pero... ¿qué sucede si el personal se ve afectado por una pandemia?

Cuando se producen pandemias a gran escala y de rápida propagación, tales como la gripe A, la incidencia que pueden tener sobre los empleados puede llegar a ser tal que resulte difícil continuar ofreciendo el servicio que habitualmente se presta a los clientes. En esta situación, cabe prever, además, que los proveedores de productos y servicios encontrarán los mismos problemas a la hora de satisfacer las demandas de sus clientes, entre los que puede encontrarse usted.

En definitiva, por tanto, el desarrollo del plan ante pandemias debe partir de la premisa de la necesidad de que los servicios estén disponibles, de que puedan seguir proporcionándose los productos o servicios a los clientes. En otras palabras: su plan de recuperación ante desastres y pandemias debe basarse en asegurar el suministro eléctrico, la conexión a Internet, el transporte y el oDRen público. Sin embargo, la articulación del plan también depende de la planificación que hagan los proveedores de servicios. Gracias a una adecuada planificación de la recuperación ante desastres y pandemias, su empresa estará preparada para afrontar las complicaciones que pueden hacer mella en sus empleados.

Sobre el autor: Pierre Dorion es director del centro de datos y consultor sénior de Long View Systems Inc., en Phoenix (Arizona, EE. UU.), y está especializado en el campo de la continuidad del negocio, así como en los servicios de planificación de recuperación ante desastres y protección de datos corporativos.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close