Resolver Problemas Consiga ayuda para problemas específicos con sus proyectos, procesos y tecnologías.

¿Corresponde el mantenimiento de los UPS al equipo de IT o al personal de mantenimiento?

El UPS es la última línea de defensa para mantener un centro de datos. Pero... ¿A quién corresponde su cuidado: al equipo de mantenimiento o al de IT?

En cuestiones relativas a costes energéticos, es frecuente que la responsabilidad se comparta entre el equipo de IT y el de mantenimiento. Pero, ¿quién es el responsable final de mantener los sistemas UPS a punto, para evitar fallos ante un posible desastre?

Un UPS es una fuente de energía constante y tiene una sola misión: proporcionar instantáneamente energía al centro de datos en el momento justo en que la fuente principal se interrumpe. Por eso debe formar parte del diseño y construcción del centro de datos, y por tanto cae dentro de las funciones del equipo de instalaciones y mantenimiento (FM). Por tanto, si este suministro corresponde al equipo de FM, ¿por qué no debería corresponderle también el mantenimiento del UPS?

El problema es que el mundo que rodea a los centros de datos está cambiando. Los precios de la energía son muy volátiles pero siempre tienden a subir. Se incrementa la densidad de los equipos, con racks que demandan más de 15kws.

Un estudio de 2011 realizado por Jonathan Koomey, profesor consultor del departamento de ingeniería civil y medioambiental de la Universidad de Stanford, calculaba que el uso de energía en todos los centros de datos existentes en el mundo se había incrementado en un 56% entre los años 2005 y 2012 – menos del 100% previsto inicialmente, pero aun así rondando una necesidad global para estos centros de datos de 26 GW – o lo que es igual, la producción de 26 centrales energéticas de tamaño medio.

Un grado de efectividad energética (PUE) de 1,8 supone que la energía usada por los equipos no informáticos ronda los 14,5 GW. El mayor consumo se centra en refrigerar estos centros de datos, pero buena parte de esa energía también se usa alimentando los sistemas UPS.

Un UPS típico consiste en un mecanismo que proporciona energía almacenada, generalmente mediante el uso de baterías recargables. Estos sistemas son capaces de suministrar energía de forma continuada solamente durante unos minutos o, a lo más,  unas horas, por lo que deben estar respaldados por fuentes alternativas de producción de energía – normalmente generadores de gasolina o de diesel.

Aunque el UPS no está en uso durante la mayor parte del tiempo, el impacto energético que tiene en un sistema eléctrico pobremente diseñado o gestionado puede ser masivo. Los sistemas antiguos provocan una continua sangría de energía para poder mantener las baterías debidamente cargadas. Ese proceso de recarga también acorta la vida útil de esa baterías, por lo que muchos UPS usan complejos sistemas para gestionar esas cargas; no obstante estos métodos pueden ser poco efectivos y resultar en la reducción de la eficiencia energética del conjunto. Para poder optimizar la vida de esas baterías es necesario agotar su carga de forma regular, ya sea haciendo que sean las baterías las que sostengan la demanda del centro de datos o bien provocando un falso corte en el sistema – en ambos casos, si se produce una necesidad real de energía durante ese periodo, el UPS tendrá menos capacidad de respuesta y no podrá aguantar el tiempo suficiente hasta que los generadores tomen el relevo.

Por si fuera poco, los generadores de gasolina o de diesel también requieren  mantenimiento. De hecho es necesario vaciar el combustible de forma regular para evitar que se enrarezca, o comprobar regularmente que el sistema funciona para que el combustible sea utilizado por completo. Debido a que estos generadores diesel son menos eficientes, en términos energéticos, que los generadores centralizados, hay aspectos como el coste del combustible que pueden provocar notables costes financieros y afectar a las credenciales ecológicas de la empresa. No obstante, gestionar un centro de datos mediante UPS y generadores ofrece, al menos, un modo de medir la eficacia del procedimiento de soporte de energía.

Otro problema es que conforme la densidad energética crece en el centro de datos, también aumenta la necesidad de introducir UPS con suficiente capacidad para poder mantener el nivel y el crecimiento del centro de datos. Esta situación ha producido un cambio notable en los antediluvianos sistemas UPS a un estilo más modular, con equivalencia al crecimiento del uso de nuevos racks y UPS instalados en línea, que pueden incrementar el suministro energético conforme se introducen nuevos equipos en el centro.

Sin embargo, no es tan fácil aumentar o ajustar la oferta energética de los generadores. El incremento de la capacidad y la necesidad de ajustar el nivel de suministro con el del resto de generadores existentes puede ser algo difícil – y muchos centros de datos optan por hacer una renovación integral y sustituir los generadores por completo.

No obstante, el uso de energía por el equipamiento de los centros de datos, junto con las prioridades relativas a la carga de trabajo del equipamiento, ofrece oportunidades para una estrategia de UPS más inteligente y sencilla.

El equipo de IT y el de mantenimiento tienen que ir de la mano

Aunque las organizaciones están incrementando su dependencia del departamento de IT, no existe esa misma dependencia con todos los componentes informáticos. Mientras que un corte de corriente en su tienda online podría desembocar en el fracaso de la empresa,  un corte de corriente en los servidores que gestionan el pago de nóminas no sería un problema tan grave. El uso de equipos inteligentes y equipamientos modernos puede llevar a los núcleos de la CPU a reducir su suministro cuando estos no se usan, al igual que los discos duros pasan a un estado de bajo consumo cuando su funcionamiento no es necesario.

La formación de una estrategia en la que las cargas de trabajo deben estar completamente soportadas y en la que pueden usarse esos estados de bajo consumo para mantener diferentes niveles de capacidad de las instalaciones IT no es tarea del equipo de mantenimiento. El equipo de IT tiene que trabajar con la empresa para poder priorizar las cargas de trabajo y estimar qué niveles de capacidad deben mantenerse durante un cierto periodo de tiempo. El uso de sistemas UPS totalmente integrados proporciona la granularidad que el equipo de IT necesita para ser capaz de crear una estrategia energética optimizada. Sin embargo, el nivel técnico que se esconde detrás de los modernos sistemas UPS, tales como el control energético o la plena distorsión armónica de la onda energética de la fuente de suministro, son cuestiones que encajan mejor con las habilidades del equipo de mantenimiento, quien a su vez necesita entender cómo el sistema UPS encaja en esta estrategia energética y en las necesidades generales de la organización.

Así que la respuesta a la pregunta sobre a quién corresponde el mantenimiento del UPS, al equipo de IT o al de mantenimiento, es que esta tarea es un trabajo común. Los equipos de IT y mantenimiento tienen que trabajar codo con codo para asegurarse de que cualquier sistema que se instale está listo para funcionar. También deben apoyar a la organización ante las cargas de trabajo críticas del departamento de IT, al tiempo que reducen los gastos generales y la ineficiencia energética.

SOBRE EL AUTOR: Clive Longbottom es cofundador y director de servicio de Quocirca y lleva 15 años como analista en la industria IT. Se ha formado como ingeniero químico, ha trabajado con medicamentos contra el cáncer, catalizadores para automóvil o incluso células de energía antes de pasar al campo de la IT. Ha trabajado en proyectos de automatización de oficinas así como en el Control de Sustancias Peligrosas para la Salud, gestión documental y otros proyectos de gestión.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close