nd3000 - stock.adobe.com

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Construya una cultura DevOps usando esos principios clave

¿Está su organización lista para adoptar prácticas de DevOps? Hay mucho que hacer, así que no intente lograr todo de una vez. Comience con estas ideas clave.

La cultura DevOps es holística, impulsada por la creencia de que el todo es más importante que las partes. La mentalidad de DevOps deja de lado la noción de silos o equipos individuales. En consecuencia, las organizaciones que adoptan la cultura colocan acciones en procesos completos y objetivos centrales. Esto va en contra de los negocios tradicionales, donde cada departamento e incluso miembro del equipo tiene sus propias tareas establecidas.

El enfoque de DevOps se trata de acción colectiva: el personal de TI resuelve problemas rápidamente y aprende continuamente sobre aspectos más amplios del negocio. Estos son los principios de las Tres Vías descritos en el Manual de DevOps por los coautores Gene Kim, Jez Humble, Patrick Debois y John Willis.

Visualice el trabajo rutinario de DevOps. Se dedica tiempo, pero es de esperar que no demasiado tiempo, al tratamiento de problemas inmediatos. Idealmente, DevOps permite a los trabajadores dedicar la mayor parte de su tiempo a perfeccionar procesos como la administración de dispositivos, la seguridad de la red, el gobierno de aplicaciones y los parches. Este impulso por la mejora continua es un sello distintivo de la cultura DevOps.

Las empresas tienden a ser criaturas de hábitos, apegándose a lo familiar y cómodo. Cuando un proceso resulta efectivo, una empresa se apoyará en eso. Mientras tanto, los equipos de DevOps tienen la tarea de exprimir hasta la última gota de eficiencia de un conjunto de procesos determinado. También deben asegurarse de que sus productos finales sean estables, eficaces y seguros.

El éxito en estas búsquedas requiere:

  • Voluntad de experimentar y desafiar el status quo;
  • Responsabilidad cuando surgen problemas; y
  • La capacidad de aprender de los errores y mejorar sobre la marcha.

¿Qué es una cultura DevOps?

Una de las principales deficiencias de la cultura corporativa tradicional es la gestión basada en el miedo, en la que el castigo puede obstaculizar con demasiada facilidad las ideas que podrían conducir al crecimiento.

Por el contrario, la cultura DevOps da la bienvenida al fracaso, especialmente cuando llega rápidamente. Los equipos de DevOps exitosos no buscan culpar; no se centran en las consecuencias. En lugar de eso, se centran en una canalización de entrega continua, un ciclo de retroalimentación, soluciones rápidas e integración continua.

El estancamiento se agrava incluso en las mejores organizaciones. No se duerma en los laureles. La cultura DevOps predica que los equipos deben dedicar tiempo a innovar y cuestionar los procedimientos actuales. Esta actitud no es simplemente por el bien de dar la contraria, sino porque a menudo conduce a soluciones creativas.

Los equipos deben buscar formas de optimizar el desarrollo de software, sabiendo que el tiempo ahorrado se puede reasignar a la creación de nuevas funciones o aplicaciones completas.

Construya una cultura DevOps exitosa

Para crear una cultura DevOps, especialmente una sana, todos deben hacer su parte. Entonces, ¿qué acciones pueden fomentar ese tipo de cultura?

  • Colaborar abiertamente. Esto podría significar asignar varios equipos a proyectos clave. Estos no tienen que ser equipos grandes, pero deberían crecer gradualmente. Esta forma de colaboración evita que los equipos se aislen. La unión promueve la comunicación, en persona y de forma remota. Esto fomenta resultados estelares. Utilice canales de mensajería comunes. Invite a varios equipos a sus tableros Kanban o tableros de Jira. Cree un concentrador central donde varios equipos puedan revisar los datos de monitoreo.
  • Adopte la automatización de procesos comerciales. BPA es una forma efectiva de abordar flujos de trabajo complejos. Las prácticas de DevOps tienen como objetivo agilizar los procesos, siguiendo el mantra de que algo que se hace varias veces debe automatizarse, especialmente una tarea repetitiva que requiere poco pensamiento analítico. Los seres humanos tienden a establecer flujos de trabajo algo patentados en función de sus preferencias, por lo que la automatización aumentará la coherencia en toda la organización. Tenga cuidado de no automatizar todo simultáneamente; comience con uno o dos procesos centrales. Estas pequeñas victorias se suman e inspirarán confianza para experimentar más con el tiempo.
  • Recuerde que la calidad es primordial. Todo lo que produce su organización debe cumplir con las expectativas del cliente y proporcionar una experiencia de usuario satisfactoria. Así como los productos físicos no deberían tener defectos tangibles, el software no debería estar plagado de errores. El proceso de DevOps está interesado en reducir errores tontos, y cuanto mejores sean sus procesos, mejores serán los resultados con la versión final. Además de impulsar los esfuerzos de control de calidad, estas tácticas pueden incluso mejorar su tiempo de comercialización.

Una mentalidad DevOps lleva tiempo

El cambio a gran escala en la mayoría de las organizaciones debería ocurrir gradualmente. De lo contrario, genera resistencia o confusión. Perturbar el pensamiento de grupo con demasiada rapidez conduce a un choque cultural.

Un cambio a la cultura DevOps requiere la aceptación en todos los niveles de la estructura organizativa, desde los desarrolladores hasta los administradores de sistemas y los profesionales de la seguridad. Los equipos deben comprender los beneficios a largo y corto plazo de DevOps. Deberán mostrarles cómo cambiarán los procesos. Asegúrese de documentar y comunicar estos cambios claramente a todos.

A menos que los colegas vean que los valores fundamentales de DevOps (eficiencia, adaptabilidad, educación continua y unidad) se alinean con los suyos, la productividad se verá afectada y es probable que se produzcan consecuencias más perjudiciales.

Los equipos que ya se suscriben a la metodología ágil son bancos de pruebas ideales para este cambio cultural. Después de todo, los equipos de DevOps prefieren las acciones rápidas y proactivas sobre las lentas y reactivas.

La cultura DevOps prioriza las mejoras objetivas sobre los enfoques subjetivos y egoístas. Desarrollar un espíritu enfocado primero en el equipo permitirá una mayor productividad y mejoras generales en todas las fases del proyecto. Aunque el cambio no sea instantáneo, los resultados deberían ser indudablemente positivos.

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

Close