Lo básico Póngase al día con nuestro contenido introductorio.

Consiga los componentes adecuados para la VM de su laboratorio casero

Las configuraciones de VM en laboratorios domésticos son útiles para probar tecnología y desarrollar las habilidades de gestión de VM. Asegúrese de evaluar la memoria RAM, la CPU, la velocidad de la red y el software de gestión para que la implantación sea satisfactoria.

Las máquinas virtuales de laboratorios caseros son beneficiosas para probar nuevas tecnologías, tanto para el trabajo como para el uso personal. Aun así, construir un host de virtualización para uso doméstico es una especie de arte; debe seleccionar los componentes de hardware y software adecuados para obtener un excelente rendimiento de la VM.

El primer paso para construir una VM de laboratorio doméstico es decidir qué hipervisor debe utilizar y hacerse una idea de qué tipo y cuántas VM desea ejecutar. Este paso es crucial para encontrar un hardware que soporte sus máquinas virtuales.

Componentes esenciales de una VM de laboratorio doméstico

Hay dos errores comunes que hay que evitar cuando se selecciona el hardware.

En primer lugar, asegúrese de que el hardware que considera es compatible con su hipervisor. Algunos hipervisores funcionan con casi cualquier producto si la CPU permite la virtualización por hardware; otros son extremadamente exigentes con el hardware.

En segundo lugar, no escatime en memoria y almacenamiento. La memoria (capacidad) y el almacenamiento (rendimiento) tienen un efecto mayor en el rendimiento de la máquina virtual que cualquier otro recurso de hardware.

Servidores

Cuando los administradores despliegan hosts de virtualización en el centro de datos, casi siempre utilizan verdadero hardware de grado de servidor. Sin embargo, en el caso de un laboratorio doméstico, a menudo se puede utilizar hardware de PC o equipos de estaciones de trabajo profesionales. Ambas opciones pueden ahorrar hasta miles de dólares.

El hardware de PC es la opción menos costosa y los PC son ahora lo suficientemente potentes como para permitirle construir un host de virtualización decente.

El hardware de tipo estación de trabajo le ofrece opciones de configuración similares a las de un servidor, como múltiples CPU físicas y memoria con corrección de códigos de error, pero sin incurrir en los precios de un servidor.

CPU

Cuando se construye un host de virtualización, los recursos de CPU del host se comparten entre las máquinas virtuales que se ejecutan en el host. Como mejor práctica, busque CPU rápidas con muchos núcleos.

Cuando seleccione una CPU, preste atención a la generación de la misma. Una CPU Intel de 10ª generación suele ser más rápida que un procesador de 7ª generación, por ejemplo. Esto se debe a que cada generación incorpora nuevas arquitecturas, tecnología de caché de memoria y posibles funciones.

Sea cual sea la CPU que elija, asegúrese de que soporta la virtualización a nivel de hardware.

RAM

La memoria RAM es una de las consideraciones más importantes a la hora de elegir el hardware para la VM del laboratorio doméstico. La memoria RAM de un servidor es, en última instancia, uno de los factores que limitan el número de máquinas virtuales que pueden ejecutar sus hosts de virtualización.

Hay dos criterios principales a tener en cuenta a la hora de elegir la RAM: la velocidad y la cantidad. Para un host de virtualización de laboratorio doméstico, la cantidad suele ser más importante que la velocidad.

La placa del sistema del servidor dicta sus opciones de memoria. Debe comprobar la documentación para ver qué velocidades y cantidades de RAM admite la placa del sistema. Si su presupuesto se lo permite, es una buena idea instalar tanta memoria RAM como admita la placa del sistema. Aunque no la necesite inmediatamente, es probable que la utilice en el futuro.

Almacenamiento

El almacenamiento es la consideración más importante a la hora de elegir el hardware del host de virtualización. Si bien es cierto que necesita una capacidad de almacenamiento suficiente para acomodar todas sus máquinas virtuales, el almacenamiento debe funcionar a un nivel que le permita manejar todas las solicitudes de IOPS de las máquinas virtuales.

Las unidades SSD tienen fama de ser rápidas, pero una sola unidad SSD SATA normalmente solo admite dos o tres máquinas virtuales antes de que el rendimiento empiece a disminuir notablemente. Sin embargo, esto depende en gran medida de las cargas de trabajo de sus máquinas virtuales.

Considere la posibilidad de almacenar sus máquinas virtuales en matrices RAID compuestas por varias unidades SSD. Como alternativa, podría evaluar el almacenamiento NVMe porque supera al almacenamiento SATA.

Hipervisor

Base su elección de hipervisor en lo que le resulte cómodo y en lo que le permita su presupuesto. Por ejemplo, si usted está bien versado en Microsoft Hyper-V, pero sabe relativamente poco sobre VMware vSphere, entonces tiene más sentido implementar Hyper-V.

Tenga en cuenta que hay varias opciones de implementación de Hyper-V. Puede desplegar Hyper-V como un rol de Windows Server, o utilizar Hyper-V Server, que es la versión gratuita de Hyper-V. Otra opción es implementar Hyper-V como parte de Windows 10, pero esta versión de Hyper-V carece de algunas de las opciones que se encuentran en Windows Server.

Hyper-V y vSphere no son las únicas opciones; otra opción popular es Linux KVM, un hipervisor de código abierto.

Red

Su servidor doméstico requiere conectividad de red para que las máquinas virtuales puedan acceder a internet y a otros recursos de su red doméstica. Cuando evalúe sus requisitos de red, recuerde que no todos los hipervisores funcionan con Wi-Fi.

Como mínimo, equipe su host de virtualización con una conexión Gigabit Ethernet (GbE) por cable. La mayoría de los routers Wi-Fi domésticos incluyen cuatro o más puertos Ethernet con cable, por lo que probablemente no tendrá que invertir en un conmutador de red a menos que necesite más puertos de los que proporciona su router.

Los hosts de virtualización que utilizan las empresas suelen estar equipados con varias conexiones de red. Una conexión de red puede estar reservada para el tráfico de gestión, mientras que otra maneja el tráfico de las máquinas virtuales. Si construyes un clúster de conmutación por error, reserva también un adaptador de red para el tráfico del clúster.

El GbE suele ser la opción de red para los laboratorios de máquinas virtuales domésticos, pero no es la única opción. Los precios del hardware de 10 GbE han bajado. Diez gigabits son probablemente más que suficientes para la mayoría de los laboratorios domésticos, pero puede preparar su laboratorio para el futuro si lo implementa desde el principio.

Software de gestión de máquinas virtuales

Asegúrese de tener en cuenta el software de gestión de máquinas virtuales. VMware vSphere y Microsoft Hyper-V vienen con todo lo necesario para crear y gestionar máquinas virtuales, por lo que no tendrá que invertir en ningún software adicional si todo lo que necesita son capacidades básicas de gestión.

Los principales proveedores de hipervisores ofrecen herramientas de gestión complementarias diseñadas para simplificar la gestión de las implantaciones a gran escala. Por ejemplo, VMware ofrece una herramienta de gestión llamada vCenter Server. Microsoft ofrece System Center VM Manager. También hay opciones de terceros disponibles.

Es posible que decida invertir en este tipo de software si construye un laboratorio a gran escala con varios servidores VM o varios clústeres de hosts de virtualización. También puede adquirir el software de gestión si decide utilizar el laboratorio como configuración para adquirir conocimientos sobre la virtualización de servidores.

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Close