Sergey Nivens - Fotolia

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Cómo modernizar apps como parte del proceso de migración a la nube

Haga un inventario de sus aplicaciones y modernícelas cuando sea apropiado como parte de una migración a la nube. Conozca los beneficios de este enfoque y tenga en cuenta las posibles dificultades.

No hay salsa secreta para la modernización de las aplicaciones; las organizaciones deben planificar de manera efectiva cuando comiencen el proceso de migración a la nube.

La modernización de las aplicaciones es una consideración clave al cambiar de sistemas locales a la nube pública, ya sea que el impulso sea una directiva de nube o un impulso desde dentro de TI para digitalizar los sistemas heredados. Puede reducir la sobrecarga operativa, reemplazar tecnologías obsoletas y mejorar la experiencia del usuario.

Con la excepción de las grandes corporaciones, la mayoría de los equipos de TI externalizarán la modernización de sus aplicaciones y la migración a la nube a un tercero. Aún así, los equipos internos desempeñan un papel fundamental en el proceso de migración a la nube. Ayudan a garantizar que los esfuerzos de modernización se basen en decisiones impulsadas por los negocios que brinden un sólido retorno de la inversión.

Beneficios de la modernización

La modernización de las aplicaciones, cuando se realiza como parte del proceso de migración a la nube, puede disminuir la complejidad de las aplicaciones heredadas, al tiempo que aumenta su flexibilidad. Por ejemplo, si coloca su aplicación de administración de inventario interno en la nube, le permite abrir la aplicación a los socios sin dejarlos entrar dentro de su firewall.

Las empresas también pueden ahorrar dinero si se alejan de las herramientas y el hardware de desarrollo heredados, así como del grupo de talentos cada vez menor capaz de trabajar con esos sistemas. Por ejemplo, si tiene una aplicación heredada crítica escrita en Borland Delphi, probablemente haya un número limitado de programadores en su mercado local que podrían ocuparse de la aplicación, y no serán baratos.

Además, la modernización de aplicaciones puede producir nuevas fuentes de ingresos. Supongamos que sus clientes desean utilizar su aplicación de gestión de trabajo interna. Podría ser demasiado costoso hacerlo con la infraestructura local debido a la seguridad prohibitiva y las demandas de escala. En la nube, puede crear un caso de negocios, un presupuesto y hacer el trabajo relacionado para relanzar esa aplicación como un servicio rentable para usuarios externos.

Introducción a la modernización de apps

Tendrá que contratar a un proveedor para que adopte un enfoque sistemático para la modernización de las aplicaciones si su personal no tiene la experiencia en la nube necesaria. El proveedor debe ofrecer múltiples canales para informar sobre el progreso del proyecto, como paneles, reuniones de estado y demostraciones en vivo. Esos canales ofrecen un medio de retroalimentación y para que los equipos de TI aprueben los siguientes pasos.

Las grandes corporaciones buscan empresas como Accenture, DXC y Deloitte para estos servicios. Las pequeñas y medianas empresas suelen recurrir a actores regionales o consultores independientes. Los proveedores de la nube pública también están fortaleciendo sus divisiones de servicios profesionales a medida que buscan mantener el ritmo de la creciente demanda. Independientemente del enfoque que prefiera utilizar, solicite referencias de clientes y haga su debida diligencia con el posible proveedor.

Tres fases de la modernización de apps como parte de una migración a la nube

Durante la fase de evaluación, las empresas perfilan y evalúan las aplicaciones. El equipo de migración debe evaluar el estado actual de las aplicaciones y los requisitos de estado futuros para que la aplicación se ejecute correctamente en su nuevo entorno. Algunas aplicaciones no están destinadas a hacer el viaje a la nube por varias razones, como la falta de un caso de negocios, restricciones de cumplimiento o problemas de costos. El integrador de sistemas, o el equipo interno, debe tener en cuenta los servicios de retiro de aplicaciones para ayudar a eliminar las aplicaciones –y sus dependencias– que ya no son necesarias.

Su equipo de migración debe trabajar con los usuarios empresariales, así como con los equipos de TI y seguridad durante esta etapa. Otros servicios de análisis, como la seguridad y el cumplimiento, también pueden tener lugar durante esta fase.

La fase de migración de la aplicación es donde tiene lugar el trabajo real. Los principales proveedores de la nube y proveedores externos ofrecen una gama de servicios de migración, incluidos enlaces de red directos y dispositivos de transferencia física. También hay varias estrategias de migración, que incluyen volver a hospedar, refactorizar, revisar, reconstruir y reemplazar. Rehospedar, comúnmente conocido como levantar y cambiar, mueve las aplicaciones a la nube tal cual. Esta técnica ha sido el enfoque más común, pero gradualmente está dando paso a otras estrategias. El enfoque moderno de levantar y extender mueve una aplicación a la nube, pero reemplaza algunos componentes de la aplicación con servicios en la nube. Por ejemplo, una empresa podría reemplazar una base de datos MySQL local con Amazon Aurora para integrarse mejor con otras ofertas nativas de AWS.

Los pros y los contras de rehospedar y refactorizar

La fase de desarrollo de la aplicación implica reescribir aplicaciones parcial o totalmente con tecnologías modernas nativas de la nube. Esto es cuando los equipos de TI pueden cambiar a microservicios o decidir incorporar seguridad en la aplicación con herramientas nativas de la nube. Esto también puede crear un choque cultural si se muda a DevOps o DevSecOps como parte de su proceso de migración a la nube.

Alternativamente, las empresas pueden usar herramientas de bajo código/sin código, como FileMaker Pro o Appian, para reescribir las aplicaciones existentes como algo más simple. Con esas herramientas en manos de los usuarios empresariales, puede liberar a los desarrolladores para centrarse en un trabajo más estratégico.

Equilibrar la velocidad versus la realidad con sistemas heredados

Inevitablemente, las realidades corporativas afectarán la migración a la nube y los esfuerzos de modernización de aplicaciones, ya sea debido a restricciones presupuestarias, estrategias comerciales o incluso políticas internas. Tenga esto en cuenta al planificar su transición y tenga en cuenta la necesidad de que todos compren el proceso.

El ritmo del cambio también se puede ralentizar por las complejidades que conlleva la separación de las aplicaciones heredadas de su infraestructura existente. Por ejemplo, los administradores pueden necesitar desempolvar su conocimiento de Sybase SQL Server antes de migrar esas bases de datos a la nube.

Los arquitectos de la nube también deberán tener en cuenta las diferencias sistémicas entre los centros de datos locales y la nube. La seguridad basada en el perímetro da paso a la confianza cero, y otros procesos de gobernanza y administración también deben adaptarse a la naturaleza dinámica de la nube. Todas estas preocupaciones deben resolverse antes de que sus aplicaciones se activen después de la migración.

Investigue más sobre Desarrollo de aplicaciones

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close