Lo básico Póngase al día con nuestro contenido introductorio.

Cinco formas de ganar beneficios financieros de la computación en la nube

Para las organizaciones que migran a la nube, hemos compilado una lista de las principales estrategias que se pueden usar para garantizar que estén ahorrando costos a lo largo del camino.

La mayoría de las empresas todavía están migrando cargas de trabajo de los centros de datos a la nube. Aunque ahorrar dinero generalmente no es la fuerza impulsora para tales migraciones, no está de más si se ahorra dinero en el camino para mejorar la escalabilidad o confiabilidad, o para poner fin a los gastos de capital de TI.

Los beneficios financieros de la computación en la nube, aunque no son tan inevitables como los años de exageración hicieron que la gente esperara, son reales. Las siguientes son las cinco estrategias principales que los CIO pueden usar para aprovechar esos beneficios en costos.

1. Evite levantar y cambiar

Es más fácil trasladar una carga de trabajo o un conjunto de cargas de trabajo integradas a un entorno de nube con una mínima modificación. Si una migración a la nube está motivada por el vencimiento de un contrato de arrendamiento del centro de datos que se avecina, un aumento y cambio de las máquinas virtuales (VM), y los conjuntos de datos puede ser la única forma de cumplir con los plazos. Sin embargo, probablemente vendrá con un aumento de costos para proporcionar los servicios cambiados en el corto plazo.

Los sistemas que no fueron diseñados para ejecutarse en la nube generalmente no aprovechan las características de la nube que tienen el mayor potencial de ahorro: la capacidad de escalar la infraestructura dinámicamente hacia arriba y hacia abajo en respuesta a la carga, y la capacidad de escalar horizontalmente poniendo en marcha nuevas máquinas virtuales o contenedores. Entre ellas, estas características permiten que TI pague solo por la infraestructura que necesita la carga de trabajo, cuando la necesita. Los recursos internos siempre deben estar presentes para manejar la carga máxima del sistema y cambiar una carga de trabajo a la nube sin cambios generalmente significa que está sobreaprovisionado la mayor parte del tiempo. Como resultado, las empresas terminan pagando más para funcionar en la nube.

Nemertes Research descubrió que los departamentos de TI gastan en promedio un 12 % más para ejecutar una carga de trabajo en la nube que en su propio centro de datos.

Por lo tanto, TI debería buscar refactorizar las cargas de trabajo para que sean más amigables con la nube siempre que sea posible o buscar reemplazar las arquitecturas anteriores a la nube por arquitecturas nativas de la nube creadas sobre la premisa de la infraestructura justo a tiempo. En la investigación de Nemertes sobre operaciones en la nube, las mejores organizaciones en esto estaban, en promedio, ejecutando cargas de trabajo por solo el 40 % de lo que habían gastado en las instalaciones.

Para facilitar una migración a la nube, TI debe tener implementado un proceso de colocación de cargas de trabajo (WPP) consistente que seguir al evaluar las cargas de trabajo para la migración. El WPP debe tener en cuenta la arquitectura de la carga de trabajo, priorizar los sistemas compatibles con la nube sobre los hostiles a la nube, y sopesar muchos otros factores, como el riesgo asociado con el alojamiento en la nube frente al de las instalaciones (a menudo, ahora es menor el riesgo de proporcionar servicio desde la nube), los requisitos de rendimiento de la carga de trabajo, etc.

2. Utilice el compromiso y la clasificación por niveles

Demasiados equipos en la nube no aprovechan al máximo los precios de las instancias comprometidas y, por lo tanto, no pueden obtener tarifas con descuento en sus recursos. Lo hacen debido a una sobreabundancia de precaución u optimismo, sin querer comprometerse a largo plazo con un sistema que podría ser refactorizado o reemplazado en el corto plazo.

Los CIO deben establecer un proceso para secuenciar dichos cambios y utilizar todos los precios a largo plazo que puedan en función del cronograma que quede fuera de él. Cualquier leve sobrecompromiso estará más que equilibrado con ahorros.

3. Preste atención a la gravedad de los datos

Los gastos sorpresa a menudo vienen en forma de cargos por salida de datos: el costo de mover datos de un entorno de nube a otro, o de regreso a las instalaciones. El WPP debe incluir la consideración de afinidades de datos y debe usarse para agrupar sistemas que producen tráfico pesado entre ellos.

4. Utilice PaaS

La investigación de Nemertes sobre operaciones en la nube encontró que las organizaciones pueden ahorrar en promedio entre un 15 % y un 20 % en costos de personal al cambiar a la base de datos como servicio o entornos de servidor de aplicaciones consumidos como PaaS.

5. Vacíe estantes, salas y edificios

Uno de los objetivos principales debería ser el soporte de la infraestructura en los centros de datos y lograr ahorros allí lo más rápido posible. Poder vaciar los racks por completo significa también poder reducir la refrigeración y el servicio de UPS.

En última instancia, la conclusión importante es que los beneficios financieros de la computación en la nube son posibles, pero no inevitables. Todos los CIO, incluso si están buscando la nube por razones distintas al ahorro de costos, deben tener en cuenta la posibilidad de ahorros en sus decisiones y planificación, con el objetivo de realizarlos cuando no les impida alcanzar sus objetivos estratégicos para la nube.

Investigue más sobre Cloud computing (Computación en la nube)

Close