Nomad_Soul - Fotolia

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Calcular los costos de migración a la nube: Qué deben considerar los CIO

A medida que los CIO se trasladan a la nube, primero deben asegurarse de tener el presupuesto para hacerlo. Aquí, nos sumergimos en los costos a considerar previos a la migración, durante la migración y en la posmigración.

La mayoría de los CIO todavía están en el proceso de migrar cargas de trabajo de los centros de datos locales a los entornos IaaS, ya sea para volverse estratégicos y sacar a TI fuera del negocio del centro de datos, cambiar los costos de capital a presupuestos operativos, minimizar el riesgo o mejorar la agilidad y la escalabilidad.

Cualquiera que sea la motivación, un componente crucial del proceso de migración es calcular los costos de computación en la nube. Más específicamente, los costos de preparación para la migración, los costos de la migración a la nube en sí y los costos operativos posteriores a la migración de las cargas de trabajo.

Esto es fundamental porque ninguna de las motivaciones para migrar una infraestructura empresarial a la nube es realmente «sin costo alguno». El beneficio comercial deseado siempre se compara con el costo. Incluso cuando los líderes deciden que no existe una alternativa aceptable para migrar a la nube, deben tener una idea de los costos de la migración a la nube para poder tomar decisiones sobre cómo y con qué rapidez se puede realizar el cambio.

Costos previos a la migración: La planificación no es gratuita

Los CIO deben tener una idea clara de cuánto costará prepararse para la migración a la nube. Como mínimo, consumirá una cantidad significativa de tiempo del personal. Los equipos de migración generalmente se centran en los administradores de servicios o aplicaciones y el personal de sistemas asociados, pero aprovecharán los recursos en el almacenamiento y la ingeniería y la seguridad de la red. Dependiendo de la aplicación dentro de una organización, la migración también puede requerir información de especialistas en integración, equipos de gestión de riesgos y equipos de desarrollo.

Más allá del tiempo del personal, los CIO deben estar preparados para presupuestar los siguientes costos de migración a la nube:

  • contratación o desarrollo del personal para preparar a los empleados, o servicios profesionales para ayudar a mover un sistema si sus propios recursos de personal son insuficientes en número o en habilidades;
  • herramientas de evaluación para identificar las interdependencias de la carga de trabajo;
  • herramientas de evaluación y aprovisionamiento para determinar cómo aprovisionar los componentes de computación, almacenamiento, redes y seguridad para la carga de trabajo en el entorno de nube;
  • nuevas herramientas de gestión que pueden ofrecer mejor la información de estado y resolución de problemas necesaria para las operaciones en curso, ya que es mejor tenerlas a mano para la primera migración en lugar de rellenarlas después de trasladar el entorno de producción;
  • cambios en los costos de aplicaciones y plataformas basados ​​en el alojamiento en la nube, ya que los sistemas operativos, las bases de datos y otro software intermedio, y las aplicaciones empaquetadas pueden tener diferentes términos de licencia cuando se ejecutan en la nube que en las instalaciones, y puede tomar más, o menos, licencias cuando se ejecuta en la nube; y
  • agregar redes de acceso a la nube desde el centro de datos hasta el entorno de destino, por ejemplo, conexión directa o una conexión a través de un intercambio en la nube, antes de que comience la migración, si el período de migración se extenderá durante meses o si va a haber alguna infraestructura significativa que se deje atrás en el centro de datos una vez que se completan las migraciones.

Costos de migración a la nube

La migración en sí también consumirá el tiempo de las mismas personas que hacen la planificación, ya sea para realizar la migración a la nube real o después del hecho, para verificar que la migración sea exitosa. La verificación posterior a la mudanza será la que más tiempo requiera las primeras veces. A medida que el equipo gana experiencia y se completa la optimización de las configuraciones y la automatización, la necesidad de contratar ingenieros de red para verificar que la carga de trabajo migrada más recientemente se esté ejecutando en un entorno de red correctamente configurado se vuelve más rara.

Más allá del tiempo del personal, los CIO deben planificar un presupuesto para los siguientes costos de migración a la nube:

  • gastar dinero en sistemas en dos lugares a la vez, por ejemplo, admitir una granja de VDI local al mismo tiempo que una planta de VDI basada en la nube durante el tiempo en que todavía existan aplicaciones locales que requieran acceso a VDI o que paguen el costo de la plataforma para un gran servidor de aplicaciones mientras las aplicaciones migran fuera de él;
  • mantener el gasto en continuidad empresarial y recuperación ante desastres (BCDR) para los sistemas locales hasta mucho después de que la producción cambie a la nube; y
  • posiblemente necesite servicios profesionales o software nuevo para gestionar las migraciones reales.

Después de la migración: Estimación de los costos de la nube

En promedio, las empresas gastan aproximadamente un 12 % más para ejecutar una carga de trabajo en IaaS que para ejecutarla en su propio centro de datos. Ese promedio engloba tanto las cargas de trabajo en las que logran grandes ahorros, como aquellas en las que los costos se duplican o triplican en comparación con el costo de brindar el servicio ellos mismos.

Cuanto más trabajo se levante y cambie sin modificación, más probable es que el CIO tenga que presupuestar los aumentos de costos.

Existe una variedad de herramientas, disponibles de los principales proveedores de IaaS, así como de agentes de servicios en la nube y proveedores de administración de costos en la nube, para estimar los costos de computación, almacenamiento y red asociados con un entorno de nube planificado. Sin embargo, para saber si esperar gastar más o menos en los costos de migración a la nube, los CIO deben tener una idea clara de cuánto gastan ahora para ejecutar una carga de trabajo determinada y cuánto disminuirá ese costo cuando la carga de trabajo se mueva.

Lo que es clave de entender es que muchos costos actuales no desaparecerán de inmediato. El costo de alimentar, mantener, enfriar y operar una matriz de almacenamiento o un chasis de servidor no desaparece hasta que la matriz o el chasis están vacíos, incluso si puede caer a medida que disminuye la utilización. Si los componentes en cuestión sirven para muchas cargas de trabajo, eso puede llevar meses.

El costo del personal dedicado a administrar matrices de almacenamiento o chasis de servidor también permanece hasta entonces. Si son responsables de otros chasis o arreglos, esos costos continúan hasta que se apagan las cargas de trabajo. El costo de operar el centro de datos solo desaparece cuando el propio centro de datos se vacía. Y las operaciones en la nube no son gratuitas; el personal calificado sigue siendo esencial, ya que puede haber una nueva gama de herramientas de aprovisionamiento, administración y monitoreo.

Los CIO que deseen planificar una migración a la nube, incluso si no lo están haciendo para ahorrar dinero, deben cuidar de modelar los costos de la migración a la nube no solo por lo que gastarán en el entorno de la nube, sino también por la planificación y fases de migración y todos los costos de operación del entorno de nube una vez establecido. No hacerlo puede provocar sorpresas desagradables para el resto del liderazgo, incluidos el director ejecutivo y el director financiero.

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Close