Resolver Problemas Consiga ayuda para problemas específicos con sus proyectos, procesos y tecnologías.

Aspectos básicos del plan de recuperación de desastres: Actualización y revisión

Cada organización debe decidir cuándo es conveniente revisar y actualizar el plan de recuperación ante desastres; pero cómo saber cuál es el momento idóneo para su empresa?

Mantener un plan de recuperación ante desastres (DR) puede ser una tarea aDRua. Cada plan de DR es diferente. Algunos planes requieren una revisión anual, otros una mensual y algunos necesitan ser revisados cada vez que un producto o el entorno sufre algún cambio. Cada organización debe decidir cuándo es conveniente revisar y/o cambiar el plan de DR, pero ¿cómo determinar cuál es el momento idóneo para realizar una actualización o revisión? En este artículo se exponen las razones más comunes por las que una organización decide actualizar su plan de DR y cómo llevarlo a término.

Los planes de recuperación ante desastres requieren actualizaciones o revisiones cada vez que se produce un cambio en uno o en varios de los cuatro factores siguientes en el seno de una organización: en el entorno, en el modo en que se ejercita el plan, en cambios en el objetivo de tiempo de recuperación (RTO) y en varios factores externos.

Los factores del entorno y el plan de recuperación ante desastres

Los factores del entorno hacen referencia a cambios en la organización. Dado que los entornos de las TI varían constantemente, los cambios en el plan de recuperación ante desastres deberían ir en consonancia, de manera que los códigos y el personal se encuentren al corriente de esos cambios. Algunos ejemplos de cambios más comunes en el entorno de las TI son los cambios en el haDRware y las actualizaciones del software, aplicaciones obsoletas o sustituidas, cambios de personal, reducción de la estructura empresarial y nuevas instalaciones y edificios. Cualquiera de estos cambios puede implicar un cambio necesario en el rango y en las funciones del personal de DR. La ausencia de la correlativa actualización del plan de recuperación ante desastres podría dar lugar a complicaciones innecesarias en el seno de una organización.

El modo en que se pone en práctica el plan de DR puede desvelar los cambios que es necesario realizar. Si los ejercicios a los que se somete el plan de recuperación ante desastres ponen suficientemente a prueba a sus participantes, usted debería ser capaz de decir si su plan de DR es realista, completo y viable o no lo es. Desafortunadamente, muchos ejercicios de recuperación ante desastres no llegan a reproducir la complejidad de las condiciones del entorno de producción, o bien prescinden de la lista de prioridades en su conjunto. Los ejercicios de DR bien planeados y ejecutados serán la mejor fuente de información sobre los planes de DR, a falta de un evento en vivo de mayor entidad. Un evento en vivo puede incluir cualquier cosa, desde un incidente que se comunica al servicio técnico hasta una interrupción total de la producción, incluyendo cualquier otra circunstancia entre estos dos extremos. Muchos de los puntos de esta secuencia sacarán a la luz los cambios que será necesario realizar en el plan de recuperación ante desastres.

Además, hay que tener en cuenta que se puede mejorar el plan de recuperación ante desastres observando los incidentes que hayan ocurrido en el entorno de producción. Muchas organizaciones encuentran posibilidades de mejora incorporando a las actualizaciones del plan las lecciones aprendidas sobre los procesos de producción, especialmente si realizan una revisión anual del plan de DR.

Si los factores relacionados con el objetivo de tiempo de recuperación cambian, también deberá cambiar el plan de DR. Hay diversas causas que pueden generar un cambio en el RTO. Por ejemplo, las necesidades de recuperación de algunos procesos y funciones pueden ser más o menos urgentes. Los auditores van y vienen, sin olvidarse de dejar su lista de “cosas por hacer”. Además, cuando se multiplican las inteDRependencias, éstas proporcionan una fuente constante de desafíos en la revisión del plan. Por último, las presiones del flujo de caja pueden obligar a una empresa a reconsiderar su estrategia de tiempo de recuperación o de sus necesidades, llegando a reducir la inversión en la recuperación ante desastres. Cualquiera de estos cambios relacionados con el RTO -o todos ellos- debería inducir a su organización a dar un segundo vistazo al plan de DR y a realizar los cambios necesarios.

Los factores externos y el plan de recuperación ante desastres

Hay factores externos que también pueden motivar cambios en el plan de DR; estos factores hacen referencia a entidades externas a la organización, e incluyen aspectos tanto preceptivos como potestativos. Los aspectos preceptivos comprenden requisitos legales y normativos, regionales y de otro tipo. Hay varios aspectos potestativos, tales como la subcontratación de otro centro de DR, la cual puede generar problemas desde dos puntos de vista: puede disminuir los niveles de alerta entre la organización matriz y la subcontratada; y  puede además aumentar los requerimientos de recuperación en la organización matriz. Por otro lado, la innovación tecnológica externa puede introducir nuevos riesgos en la recuperación ante desastres, aunque también nuevas soluciones. Es importante ser conscientes de los cambios externos a su organización de TI. Cambios en el sitio de DR subcontratado, requisitos legales o nuevas tecnologías pueden afectar drásticamente al plan original. Asegúrese de actualizarlo con nuevos y necesarios detalles.

Con qué frecuencia se debe actualizar el plan de DR? La respuesta varía y depende de todos los factores anteriores. Muchas empresas optan por una frecuencia de revisión anual. Algunas organizaciones ni siquiera contemplen alternativas más frecuentes a ese calendario de revisión. Otras adoptan una actualización semestral o trimestral de los planes en función de elementos tales como el nivel de riesgo o la criticidad. Un enfoque finalista exige que los responsables del plan actualicen los planes cuando la situación lo requiera, independientemente de la fecha de revisión anual. Si bien este método tiene sus ventajas, es prácticamente imposible medir si los responsables del plan están respondiendo con la frecuencia que requieren las circunstancias. La dirección necesita garantizar que el mantenimiento de los planes se realiza con la frecuencia adecuada.

En última instancia, usted deberá actualizar el plan de recuperación ante desastres cada vez que se produzca un cambio en un factor importante de su organización, al margen de que dicha variable sea interna o externa. Y el marco temporal en que se producen esos cambios es impredecible. Actualizar frecuentemente los planes de recuperación ante desastres hace que éstos sean más completos y fiables, lo cual genera un entorno de trabajo más seguro en caso de desastre.

Frank Lady, CBCP, CISSP, PMP, cuenta con una experiencia de más de 15 años en continuidad del negocio y  planificación de contingencias. Es vicepresidente de continuidad del negocio en una de las empresas incluidas en la revista“Fortune 50” y miembro de la Disaster Recovery Journal's Editorial Advisory BoaDR. Frank les invita a que envíen sus comentarios a bcjfrank@gmail.com.

Este artículo se actualizó por última vez en noviembre 2009

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close