Resolver Problemas Consiga ayuda para problemas específicos con sus proyectos, procesos y tecnologías.

Aplicaciones móviles y requisitos de banda ancha

Cómo calcular la banda ancha de sus aplicaciones móviles para determinar el costo de las operaciones de internet.

Uno de los más grandes desafíos en el despliegue de las aplicaciones móviles es determinar qué tipo de banda ancha se necesita. La respuesta incorrecta no va a impactar el costo de la banda ancha para internet, pero puede tener un impacto negativo en la experiencia del usuario, gracias a la baja capacidad de la banda ancha en los servicios de información móviles. 

Para calcular los requerimientos de la banda ancha de las aplicaciones móviles, los diseñadores de internet necesitarán un mecanismo para estimar el consumo de la banda ancha con el único motivo de predecir el costo de las operaciones sobre internet. 

Sin embargo, existen tres desafíos grandes que se deben enfrentar: 

• No tienen el mismo rango de herramientas de monitoreo de red que se tienen en el entorno electrónico. 

• ¿En el mundo interconectado es posible monitorear, desde el servidor, la radio que se debe controlar desde el dispositivo móvil? 

• Las herramientas de supervisión para los diferentes sistemas operativos móviles no ofrecen la misma granularidad de la información. 

Aunque puede ser bueno tener una fórmula que le permita agregar los datos y los gastos generales, el enfoque más preciso es poner realmente a prueba la propia aplicación y supervisar el uso que produce, para entonces compararlo con los recursos que la compañía realmente tiene. 

Encuentre un monitor de banda ancha para probar el uso de las aplicaciones móviles.

El primer paso es definir un protocolo razonable. Empiece por identificar todas las funciones mayores que la aplicación va a realizar, estime el número de veces que cada función va a ser usada en el periodo de desempeño y después pruebe cada función y tome nota del incremento del uso. 

Las plataformas más típicas para desplegar las aplicaciones móviles son Apple iOs y Android. Considerando la naturalidad abierta del entorno de Android, hay bastantes aplicaciones gratis o con bajo costo que permiten monitorear el uso de la banda ancha por aplicación; en el mundo de iOS, frecuentemente se encuentran herramientas que sólo pueden monitorear el uso total. 

Las opciones de Android incluyen: 

• Bandwidth Monitor by Spiralaxis (gratuita) 

• Onavo Count (gratuita) 

• Network Usage by droid lab (gratuita) 

Existe un gran número de aplicaciones para medir el uso total de un iPhone, pero no hemos encontrado ninguna que lo separe por aplicación. Algunas de las más populares son: 

• Bandwidth by Kaisatec (gratuita) 

• DataMan by XVision ($0.99 dólares) 

• Data Usage Pro by sigterm ($1.99 dólares) 

• Data Usage Monitor by wali.com (gratuita) 

También se puede utilizar el monitor de uso nativo en iOS, vaya a Ajustes> General> Uso> Uso Celular. El propósito de estos no es poner a prueba el funcionamiento de la aplicación, sino supervisar su uso de la red en general. Sin embargo, casi todas estas opciones realizan el mismo tipo de medición de función por función, aunque sea un poco más laborioso. También debe desactivar todas las aplicaciones que hacen uso del servicio de datos para asegurarse de que está midiendo sólo el de la aplicación en la que está interesado. 

Existen también algunas aplicaciones de bajo uso para la plataforma de Blackberry, pero las críticas son decididamente mixtas. El teléfono de Windows no tiene nada para el seguimiento de uso en tiempo real y le recomienda que utilice la información de uso de seguimiento en línea que la compañía ofrece. 

Las cosas se ponen un poco más difíciles si está usando un dispositivo móvil que no ejecuta uno de estos sistemas operativos de teléfonos inteligentes. 

Cierto número de dispositivos móviles construidos para propósitos específicos pueden hacer escaneo de código de barras o incluyen funciones de ingreso de tarjetas de crédito. Típicamente, en estos casos, el fabricante será capaz de proporcionar estimaciones de uso bastante exactas para cualquiera de las funciones que el dispositivo realiza. 

Otro aspecto a tener en cuenta son las aplicaciones de máquina-a-máquina como la lectura de contadores, seguimiento de ubicación o un control de la máquina. De nuevo, en estos casos, los fabricantes pueden proporcionar una guía, pero la frecuencia con la que el dispositivo actualiza el servidor tendrá un impacto directo sobre el volumen de datos que consume. 

Compruebe las medidas de uso de la banda ancha de las aplicaciones móviles de su compañía. 

El último paso en cualquiera de estos análisis es confirmar la exactitud de su predicción contra el proyecto. Al final, no importa lo que la aplicación de monitoreo tiene que decir, la compañía le dirá lo que debe escribir en el cheque. Si hay una gran disparidad entre lo que los informes de uso de la aplicación dice y lo que el portador está facturando, tendrá que hacer la misma prueba con un monitor diferente y llevarlo con el portador en caso de que haya alguna discrepancia. 

Es probable que no quieran esperar hasta el final del ciclo de facturación para conocer qué tanta diferencia hay, pero la mayoría de las compañías le permiten consultar en línea su uso actual. 

En el extremo, existe una diferencia entre los requisitos del ancho de banda de cálculo para aplicaciones WAN y las aplicaciones móviles en las limitaciones del entorno de red. Ambos deben considerar la tarea de diseñar una red de área amplia (WAN) y son esenciales en el desarrollo de aplicaciones y procesos de implementación.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close