kalafoto - Fotolia

Lo básico Póngase al día con nuestro contenido introductorio.

Abra el camino a los contenedores Docker en cinco pasos básicos

Los contenedores están ganando fuerza en el mercado de la nube, con Docker a la cabeza. Para dirigir su aplicación hacia los contenedores, siga estos cinco pasos.

Los contenedores Docker están tomando el mundo de la computación en la nube por asalto con muchos proveedores principales poniéndose detrás de la tecnología. Entonces, ¿qué hace a los contenedores Docker tan populares? Para empezar, los contenedores proporcionan portabilidad de aplicaciones entre las nubes, así como una manera de descomponer las aplicaciones en componentes distribuidos. Además, los usuarios pueden gestionar y escalar esos contenedores como clusters.

A medida que las empresas se preparan para mover aplicaciones a los contenedores, es importante entender el proceso de migración de aplicaciones. Aquí hay cinco pasos básicos para mover sus aplicaciones a los contenedores Docker.

Paso 1: Descomponga

Las aplicaciones suelen ser complejas y tienen muchos componentes. Por ejemplo, la mayoría de  aplicaciones dependen de los servicios de bases de datos o middleware para el almacenamiento, la recuperación y la integración de datos. Por lo tanto, descomponga estos servicios en su propio contenedor a través del diseño y la implementación. Cuanto más distribuida se vuelva una aplicación, más opciones hay para escalar la aplicación. Sin embargo, volverse más distribuida también significa una mayor complejidad que gestionar.

Paso 2: Seleccione una imagen base

Al migrar una aplicación, no reinvente la rueda. Busque en el Registro Docker para encontrar una imagen básica Docker para utilizar como base de la aplicación.

Conforme pasa el tiempo, las empresas encontrarán más valor en estas imágenes de base del Docker Registro. Recuerde que Docker apoya a una comunidad de desarrolladores Docker, por lo que el éxito depende de la participación de los usuarios en la gestión y mejora de las imágenes.

Paso 3: Aborde la seguridad y el gobierno

La seguridad y gobierno tienen que ser una prioridad; las empresas ya no los pueden agregar a la aplicación o a los contenedores como paso final. En lugar de ello, las empresas deben planificar la seguridad y la gobernanza desde el principio, diseñarlas dentro de las aplicaciones y gestionarlas de forma proactiva durante las operaciones. Aquí es donde las empresas tienen que aplicar esfuerzo sustancial.

Las aplicaciones basadas en contenedores son aplicaciones distribuidas. Las empresas deben actualizar aplicaciones antiguas para soportar los enfoques de gestión de identidades federadas, que son más útiles para proteger las aplicaciones distribuidas. Para ello, proporcione a cada componente de la aplicación y a los datos un identificador único que permita a las empresas gestionar la seguridad a nivel de grano fino. Las empresas también deberían añadir un enfoque de registro.

Paso 4: Añada código

Para crear una imagen, las empresas tienen que utilizar un Dockerfile, que define los pasos necesarios para construir la imagen. Una vez creada la imagen, las empresas pueden agregarla al Docker Hub.

Paso 5: Configure, pruebe, implemente

Configure la aplicación que se ejecuta en el contenedor para que sepa dónde se conecta con recursos externos u otros contenedores en el grupo de aplicaciones. Las empresas pueden colocar estas configuraciones dentro del contenedor, o usar variables ambientales.

Probar las aplicaciones basadas en contenedores es similar a probar otras aplicaciones distribuidas. Las empresas pueden probar como componente cada contenedor y el clúster de contenedores en su conjunto. Determine cómo la aplicación es capaz de escalar bajo una carga cada vez mayor. Si está utilizando un gestor de clúster, como Swarm, pruebe su rendimiento también.

Por último, despliegue el contenedor en producción. Para observar proactivamente cómo se ejecuta la aplicación basada en contenedores, implemente mecanismos de vigilancia y de gestión. Asegúrese de activar el inicio de sesión.

Muchas aplicaciones moviéndose hacia la nube están destinadas a contenedores. Mientras que la migración es un poco más compleja, los contenedores protegen la inversión de la aplicación y deben darle una vida más larga.

Sobre el autor: David "Dave" S. Linthicum es vicepresidente senior de Cloud Technology Partners y un experto de  la industria de nube reconocido internacionalmente, así comoder de pensamiento. Es autor o coautor de 13 libros sobre informática, incluida el reconocido Enterprise Application Integration. Linthicum es orador principal en muchas conferencias de tecnología líderes sobre computación en la nube, SOA, integración de aplicaciones empresariales y arquitectura empresarial.

Su último libro es Cloud Computing and SOA Convergence in Your Enterprise: A Step-by-Step Guide. Su experiencia en la industria incluye la tenencia como director de tecnología y director ejecutivo de varias compañías de software exitosas y puestos directivos de alto nivel en empresas Fortune 100. Además, fue profesor asociado de ciencias de la computación durante ocho años y continúa dando conferencias en varios colegios y universidades técnicas, incluyendo la Universidad de Virginia, la Universidad Estatal de Arizona y la Universidad de Wisconsin.

Este artículo se actualizó por última vez en diciembre 2015

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close