Consideraciones sobre la arquitectura de red con FCoE

La implantación del Canal de Fibra sobre Ethernet de la Universidad de Arizona ilustra cómo una estrategia creciente top-of-rack puede mostrarse ventajosa.

La instalación del Canal de Fibra sobre Ethernet (FCoE, Fibre Channel over Ethernet) de la Universidad de Arizona pone de manifiesto cuán beneficioso puede llegar a resultar aplicar una estrategia top-of-rack progresiva. Todo empezó cuando la Escuela Universitaria de Tucson emprendió un ambicioso proyecto de sustitución de sistemas de almacenamiento corporativos que afectaba a más de 100 servidores y a dos matrices de almacenamiento.

La organización de tecnologías de la información calculó entonces que, aun conservando la infraestructura del centro de datos existente, sólo los costos de la renovación del cableado y la infraestructura de red (conmutadores de Ethernet Catalyst y conmutadores de clase director MDS 9500 de CF de Cisco Systems Inc.) supondrían 1,2 millones de dólares.

Sin embargo, la universidad elaboró un presupuesto por valor de 600.000 dólares, en concepto de actualización de la capa de acceso a 10 Gigabit Ethernet (10 GigE). En el cómputo se tuvo en cuenta la adquisición de cable biaxial, adaptadores de redes combinadas (CNA, Converged Network Adapter) y 24 conmutadores top-of-rack Nexus 5010 de Cisco, conectados a dos de los nuevos conmutadores modulares Nexus 7000, que actúan como punto de inserción de 10 GigE.

Derek Masseth, director senior de servicios de infraestructuras en la Universidad, apunta que “con este clase de ahorro, resulta difícil no decantarse por esta vía, teniendo en cuenta, además, el estado actual de la economía". Reconoce que le preocupaba el hecho de comprometerse con una tecnología incipiente, pero que la universidad contó con un exhaustivo servicio de asesoramiento por parte de Cisco siempre que se le solicitó.

Masseth señala, además, que la Escuela Universitaria consiguió reducir, en algunos casos, el número de cables por servidor de diez a 2, consolidar sus puertos de conmutación y disminuir el consumo energético en un 30%. Otro de los beneficios alcanzados, según afirma, es una mayor escalabilidad de las redes de área de almacenamiento (SAN, Storage Area Networks) y de las redes Ethernet, gracias a la nueva arquitectura Nexus.

Bajo la antigua arquitectura, los servidores o los sistemas HBA (Host Bus Adapter, adaptador de bus del host) de la universidad se conectaban directamente a sus enormes chasis MDS, y, a continuación, a sus matrices Clariion, desarrolladas por EMC Corp. El tráfico de la red Ethernet se transmitía desde las tarjetas de red (NIC, Network Interface CaDR) a los conmutadores Catalyst, y de ahí a la red del campus.

Al adoptar la nueva arquitectura, los CNA, que sustituyen a las NIC y a los sistemas HBA, se conectan a los Nexus 5010 top-of-rack, que escinden el tráfico de la red Ethernet y el del Canal de Fibra en dos flujos. El tráfico 10 GigE se transmite a los conmutadores principales Nexus 7000, mientras que el Tráfico de CF se dirige a los conmutadores de clase director MDS y a las matrices de discos a una velocidad de 4 Gbps.

Masseth precisa que sigue apostando por el almacenamiento de Canal de Fibra en el caso de los datos de vital importancia, pero que, a efectos de ahorro económico, se plantearía prescindir de los conmutadores MDS y sustituirlos por el Nexus 7000 una vez que este incluya soporte para el Canal de Fibra sobre Ethernet, suponiendo que Cisco sea capaz de dotar al Nexus 7000 de un conjunto de funcionalidades equiparable a las de los MDS.

“Después, sólo habrá que activar el 7000 y dejar que separe el Canal de Fibra de la red Ethernet”—concluye. No obstante, admite que se encuentra expectante, dado que “los conmutadores MDS disponen de un conjunto de funcionalidades muy amplio, y la disparidad que puede surgir, en este sentido, constituye una preocupación de primer oDRen.”

Investigue más sobre Almacenamiento empresarial

Close