ra2 studio - stock.adobe.com

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

El futuro tecnológico de la construcción civil

La integración de tendencias tecnológicas como la impresión 3D, big data, realidad aumentada o la internet de las cosas en la construcción civil impulsará grandemente este sector.

Se ha hablado mucho sobre la búsqueda incesante, en diversos sectores, por una mayor productividad con reducción de costos. En los próximos años, el segmento de construcción contará con buenos aliados para ello. El avance de la robótica y de la inteligencia artificial, por ejemplo, tiene potencial para aproximar la construcción civil cada vez más a la tecnología, y eso representa un mejor control de gastos, optimización de recursos, eficiencia en el cumplimiento de plazos y más calidad en los proyectos y en las obras.

Marcelo Cosentino

Hoy, el sector ya se beneficia de la movilidad en la gestión de obras. Con el uso de dispositivos móviles, los profesionales pueden emitir informes o alertas en tiempo real, y alimentar bases de datos con información nueva recogida directamente en el sitio, en cuestión de segundos. El siguiente paso será ejecutar una parte de la fiscalización con sensores remotos instalados en lugares críticos, conectados por internet al control central del emprendimiento.

Pero la movilidad fue solo un primer paso en un mundo nuevo que se abre hacia ese mercado. A continuación, algunas otras tecnologías y cómo impactarán al sector:

  • Infrarrojo. Con el uso de infrarrojos, será posible identificar puntos de pérdida de energía y, de ese modo, desarrollar procesos constructivos más sostenibles y sin desperdicio de recursos.
  • Impresión 3D. Parece algo de película futurista, pero ya existe, en la University of Southern California, una máquina capaz de imprimir casas enteras, de dos pisos, con cerca de 80 metros cuadrados, en apenas 24 horas.
  • Materiales. La materia prima utilizada en obras también será tecnológica en los próximos años. Y no es ninguna innovación, sino la combinación de funcionalidad con beneficios de eficiencia y sostenibilidad. Dos ejemplos son las pinturas y películas de vidrio que absorben energía solar y el concreto permeable, que permite el pasaje de agua al suelo y reduce el riesgo de inundación en áreas pavimentadas.
  • GPS. Con el uso de sistemas GPS instalados en máquinas de construcción, el gestor podrá acompañar e identificar puntos de ineficiencia o desperdicio en el uso de los equipos.
  • Big data. El mundo de los datos permitirá, cada vez más, que el análisis de crédito de un emprendimiento se haga de forma que garantice su sustentación financiera y reduzca los riesgos en las operaciones inmobiliarias.
  • Realidades virtual y aumentada. Estas dos tecnologías benefician, especialmente, las áreas de proyectos y ventas. En la primera, ayudan a desarrollar un proyecto con mayor nivel de acierto y menor oportunidad de retrabajos. En la segunda, permite a los compradores potenciales conocer una propiedad en otra ciudad, o incluso en la planta, sin la necesidad de tener un espacio físico ocupado para ello, como un apartamento modelo.

Independiente de la cantidad de nuevas tecnologías adoptadas, o del paso de la adopción, no tengo dudas que las aplicaciones de la internet de las cosas –que conectan todas las que he citado arriba– serán un diferencial importante para la venta de emprendimientos inmobiliarios.

Todo esto hace que el futuro sea colaborativo. Los profesionales involucrados en un emprendimiento trabajarán cada vez más integrados y la tecnología será la principal herramienta de este nuevo perfil de trabajo. Un estudio del Rocky Mountain Institute indica que el uso de tecnología en el sector de construcción puede reducir en 1.9 mil millones de dólares el gasto de energía en la cadena productiva del segmento.

Para coordinar ese ambiente, la salida más productiva serán las plataformas de colaboración que permiten la integración de diversos sistemas, gestión de flujos de trabajo, gestión de documentos confidenciales, entre otros. Invertir en la transformación digital es invertir en la propia viabilidad de negocio en las próximas décadas.

Sobre el autor: Marcelo Cosentino es jefe de soluciones de servicios profesionales en Totvs.

Este artículo se actualizó por última vez en septiembre 2017

Profundice más

PRO+

Contenido

Encuentre más contenido PRO+ y otras ofertas exclusivas para miembros, aquí.

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Enviando esta solicitud usted acepta recibir correos electrónicos de TechTarget y sus socios. Si usted reside afuera de Estados Unidos, esta dando autorización para que transfiramos y procesemos su información personal en Estados Unidos.Privacidad

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close