Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Cinco desafíos principales para gestionar contenedores docker

Para aprovechar el potencial de los beneficios de docker, las organizaciones necesitan soluciones diseñadas para abordar cinco desafíos principales de la gestión de contenedores.

En la era actual, la nueva economía basada en internet, las organizaciones están obligadas a observar y atender al mercado, con la firme disposición de ofrecer productos y servicios nuevos e innovadores a través, inclusive, de transformar digitalmente su negocio, porque de lo contrario serán rebasados por competidores más ágiles, e inclusive más pequeños.

En ese sentido, cabe señalar que uno de los elementos de mayor relevancia en el mundo de los negocios virtuales corresponde a las plataformas de software, las cuales están sujetas a una innovación constante de parte de los desarrolladores, quienes marcan la vanguardia en la innovación y las transformaciones de las cuales somos testigos.

De acuerdo con nuestras observaciones, hemos detectado que en el entorno de los desarrolladores está aumentando la adopción de los contenedores Docker para cumplir con las demandas de la empresa digital. Docker es una plataforma abierta para desarrollar, enviar y ejecutar software, y ayuda a acelerar y agilizar el proceso de construcción de aplicaciones de próxima generación.

Docker es una tecnología relativamente nueva y se le ha ido explotando progresivamente debido a que la mayoría de las herramientas de administración de operaciones de TI existentes son inadecuadas para aprovecharla. Sabemos que es un entorno muy potente, con tecnología avanzada y su gestión puede llegar a ser muy compleja, especialmente para los casos de uso que implican varios anfitriones y sistemas de producción de misión crítica.

Uno de los retos a los que se enfrentan los desarrolladores es la de hacer que el software se ejecute de manera confiable cuando lo mueven de un entorno de cómputo a otro. Por ejemplo, de una laptop de un desarrollador a un ambiente de prueba, de un entorno de una etapa a otra, y hasta de una máquina virtual en un centro de datos, hacia una máquina virtual en una nube pública o privada. Y para resolver ese reto, los desarrolladores utilizan contenedores.

Los contenedores constituyen un entorno de ejecución completo, que incluye una aplicación, sus dependencias, librerías, archivos binarios y configuración necesarios para la ejecución, amarrados en un “paquete”. A esto se le llama “contenerización” y ayuda a que sean abstraídos de la plataforma de aplicación y sus dependencias, las diferencias en distribuciones operativas y la infraestructura subyacente.

Sin embargo, para mover las aplicaciones “dockerizadas” a contenedores de producción, se requieren herramientas de gestión adecuadas que aseguren:

- Seguridad.

- Gobierno

- Automatización

- Orquestación

Por eso es que se propone que las organizaciones y los desarrolladores consideren los retos asociados con la gestión de entornos Docker y la necesidad de implementar soluciones empresariales que soporten una gestión eficaz a la vez de un despliegue de contenedores Docker, los cuales deben contar con tecnología que permita gestionar con éxito los problemas de dispersión, cumplimiento y gobernabilidad de los mismos contenedores.

Las tres etapas del ciclo de vida del contenedor

-   Desarrollo: Los desarrolladores crean y despliegan contenedores de Docker que incluyen elementos como códigos de aplicación y bibliotecas. Luego prueban las aplicaciones corrigen errores, agregan funciones o mejoras, crean nuevas imágenes Docker y las despliegan en nuevos contenedores. Este proceso continúa hasta cumplir con los estándares requeridos.

-   Liberación de la aplicación: Los gestores de lanzamiento coordinan la automatización de entornos de aplicaciones que incluyen la construcción de Docker, las pruebas y los conductores de implementación.

-   Operaciones de TI: Al final, los contenedores se despliegan en la producción y se mantienen en funcionamiento y disponibles hasta que se desmantelan. Esta es la etapa en la que son críticos los retos finales: orquestación y gobierno, seguridad y monitoreo de los contenedores.

Cinco retos para la gestión de contenedores

Para aprovechar el potencial de los beneficios de Docker, las organizaciones necesitan soluciones diseñadas para abordar cinco desafíos principales de la gestión de contenedores:

1.- Falta de control – Los desarrolladores necesitan independencia para crear, implementar y probar rápidamente contenedores de aplicaciones. En contraparte, el equipo de operaciones necesita control y gobierno para evitar la expansión de contenedores, el consumo excesivo de recursos y los mayores costos de infraestructura.

Sin un gobierno adecuado, los entornos pueden quedar fuera de control: Ejecutar contenedores que no autorizados, genera vulnerabilidades o consumen recursos valiosos.

2.- Ciclo de liberación desconectado, procesos fragmentados – A medida que los cambios en el desarrollo aumentan, la coordinación de la liberación es necesaria para mantener la calidad y la seguridad, además de hacer transiciones sin problemas a través de las etapas de desarrollo. La falta de procesos integrados puede afectar el tiempo de entrega, descuidar la calidad, y permitir que las aplicaciones lleguen a la producción sin ser debidamente examinadas.

3.- Complejidad de los contenedores de escala – La infraestructura virtualizada o en la nube no desaparece y seguirá coexistiendo con la infraestructura de Docker, en el futuro previsible. La implementación de aplicaciones completas que abarcan Docker y otras infraestructuras requiere capacidades más avanzadas para orquestar las implementaciones y administrar entornos en ejecución.

4.- Protección de la vulnerabilidad y cumplimiento – Debido a que incluyen partes de los sistemas operativos, los contenedores Docker pueden integrar vulnerabilidades como Heartbleed y Ghost. La protección del entorno requiere seguridad en la capa host, el contenedor y las imágenes. La actualización de contenedores crea un nuevo paradigma de gestión que puede cambiar las tareas de las operaciones al desarrollo.

5.- Requisitos de monitoreo únicos: Los entornos Docker requieren capacidades especiales de monitoreo, como la integración a nivel API con Docker e instrumentación incorporada en la imagen Docker. Estos requisitos rebasan el alcance de las herramientas de monitoreo más tradicionales.

En definitiva, consideramos que la velocidad es esencial en la empresa digital, y Docker ayuda a los desarrolladores a innovar más rápidamente. Sin embargo, para aprovechar al máximo los beneficios de Docker, las organizaciones necesitan las herramientas de gestión adecuadas que permitan administrar el ciclo de vida completo del contenedor Docker y garantizar la disponibilidad de la empresa tanto para los entornos de desarrollo como para los de producción. En ese sentido, BMC ofrece tecnología para que las empresas puedan desbloquear el valor empresarial de Docker y administrar de forma segura el proceso de construcción de la próxima generación de infraestructura empresarial e informática.

Sobre el autor: Ricardo Wolff es director general de BMC México.

Este artículo se actualizó por última vez en septiembre 2017

Profundice más

PRO+

Contenido

Encuentre más contenido PRO+ y otras ofertas exclusivas para miembros, aquí.

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Enviando esta solicitud usted acepta recibir correos electrónicos de TechTarget y sus socios. Si usted reside afuera de Estados Unidos, esta dando autorización para que transfiramos y procesemos su información personal en Estados Unidos.Privacidad

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close