Noticias

Diez definiciones de cómputo en la nube que necesita conocer

Caitlin White, editora Web asociada

¿Qué relación hay entre un elefante y el cómputo en la nube?  ¿Qué hace que los datos sean grandes? Incluso a los administradores de TI más avezados les puede venir bien un curso de actualización sobre la siempre cambiante terminología de la nube.

El cómputo de nube se abre camino en las empresas y los temores sobre ella comienzan a diluirse en los entornos TI. Con ella llegan los servicios, las herramientas y los modelos cuyos acrónimos y definiciones son tan confusos y poco familiares. Para que en la próxima conferencia o reunión de trabajo a la que vaya no piensen que es usted un troglodita de la informática, aquí le ofrecemos un repaso a la lista de definiciones básicas recopiladas por SearchCloudComputing.com.

1. IaaS, PaaS y SaaS

IaaS, PaaS y SaaS son los tres pilares sobre los que se asienta el modelo de servicios en la nube. Infraestructura como Servicio (IaaS) es la entrega de equipos —servidores, máquinas virtuales (VMs), componentes de red— a través de una red. Plataforma como Servicio (PaaS) es la entrega de hardware y sistemas operativos; mientras que SaaS, o Software como Servicio, se refiere a las aplicaciones hospedadas en la Web, como la seguridad, correo electrónico y otros elementos de comunicaciones. Cada servicio tiene sus propias ventajas y capacidades, incluyendo el acceso on-demand y una estructura de pago basada en el uso. IaaS, PaaS y SaaS se combinan para crear el modelo SPI, pero cada servicio puede operar de manera independiente de los otros o utilizarse en diferentes configuraciones dentro de la empresa. 

2. XaaS (Cualquier cosa como Servicio)

Algunos administradores de TI están satisfechos con las prestaciones que obtienen de sus infraestructuras, plataformas y software pero otros no descansarán hasta usar la nube para todo aquello que se les ocurra. Son administradores veleidosos que aspiran a que la nube se convierta en un proveedor de XaaS que satisfaga todos y cada uno de sus caprichos, por extravagantes que sean. Estos administradores anhelan contar con Almacenamiento como Servicio, Comunicaciones Unificadas como Servicio (UCaaS), Identidad como Servicio (IDaaS), Monitorización como Servicio (MaaS) y cualquier cosa como servicio. No sólo eso; lo quieren ya… o cuando ellos lo consideren necesario.

3. Nube privada

Las nubes privadas son para los “padres helicóptero” de los administradores de nubes. A estos profesionales de las TI les gusta tener todo bajo control: perros, niños, llaves. ¿Le preocupa tener su información en una nube pública? ¿Se ve en la obligación de vigilarla constantemente? En lugar de colocar su localizador GPS en una nube pública guárdelo localmente en una nube privada. Estos entornos cerrados de nube privada quedan protegidos tras un firewall, lo que permite a los administradores de TI mantener el control.

4. Nube pública

Si las nubes privadas son como mascotas con collar, las nubes públicas son como animales salvajes pastando en libertad. Los propietarios de nubes públicas son administradores TI más relajados dispuestos a confiar sus datos a proveedores de servicios externos en la nube. Y quienes utilizan las nubes públicas recogen los beneficios de esa confianza: pago por uso, escalabilidad para poder adaptarse a los picos de carga de trabajo, y gestión y mantenimiento relativamente sencillos. Pero no se apresure a saltar a esta nube; la información más sensible y crítica para su empresa quizás no esté todavía preparada para andar en libertad por ahí.

5. Nube híbrida

Como todos los grandes híbridos que la precedieron —ligres, osos grolares, monos voladores y, por supuesto, el Crocosaurio— la nube híbrida combina dos cosas buenas para crear algo mejor. Estas “Frankennubes” son el producto de la combinación de nubes públicas y privadas. La nube híbrida aprovecha los beneficios de ambos entornos para crear una superespecie de nube construida para ayudar a las empresas a extraer el máximo retorno a la inversión. Para ello, gestionan en nube privada la información crítica para la organización y trasvasan la información menos crítica o las aplicaciones con grandes picos de actividad a una nube pública.

6. Hadoop

Aunque muchos sueños extraños indiquen lo contrario, la mayoría de los animales de peluche de nuestra niñez no se convierten con la madurez en ejecutivos de gigantes de las TI como Google, IBM, Microsoft y Yahoo. Sin embargo, el elefante de peluche de Doug Cutting, Hadoop, sí lo hizo. Hadoop lleva el nombre de un juguete de la niñez de su creador y fue concebido como parte de MapReduce, de Google. En su madurez, este marco de programación gratuito basado en Java se ha convertido en uno de los juguetes que mayor interés genera en el mundo de las TI por su capacidad de analizar grandes datos para proyectos de inteligencia empresarial.

7. Grandes datos

"Grande" no llega a definir con precisión lo que  grande significa. Cuando hablamos de “grandes datos o “big data” hablamos de petabytes y exabytes de información no estructurada o semiestructurada. Estos gigantescos volúmenes de información se emplean para descubrir patrones repetibles dentro de los datos pero pueden suponer un importante lastre para el ancho de banda y la capacidad de almacenamiento. La migración de datos a la nube permite a las empresas combinarlos rápida y fácilmente con la analítica de datos por medio de herramientas como MapReduce y Hadoop.

8. Amazon Elastic Compute Cloud (EC2)

Tanto si hablamos de las bravas guerreras de la antigüedad como si nos referimos a uno de los ríos más largos del mundo, Amazon.com debe haber recibido muy buena energía de quienes comparten su nombre para trasladar su reinado al mundo de la computación. Amazon Elastic Compute Cloud (EC2) ofrece a sus suscriptores un suministro prácticamente ilimitado de cargas de trabajo virtuales en la nube de Amazon donde poder ejecutar aplicaciones. Elija una máquina virtual o elija mil; usted sólo paga por lo que usa.

9. Windows Azure

Después de un año extraño, con un corte de servicio  y un confuso correo electrónico sobre un posible cambio de nombre, muchos pensaron que Microsoft o no era de fiar o había perdido la cabeza. Sin embargo, hace falta algo más que un año bisiesto y unos cuantos tropiezos de relaciones públicas para acabar con Windows Azure, la plataforma de computación en la nube pública que tantos y tan fantásticos éxitos ha cosechado. Especialmente ahora que se espera que crezca en importancia estratégica al integrarse en Windows Server 2012. Además, seamos serios, a todo el mundo le encanta un escándalo de vez en cuando: estas historias sólo hacen que el mercado sea más interesante. Si está usted dispuesto a darle una oportunidad a Windows Azure, infórmese de sus ventajas e inconvenientes, abróchese el cinturón y vea adónde le lleva Microsoft.

10. Cloud bursting

Que no cunda el pánico. Su nube no va a reventar. Y el cloud bursting (reventón o estallido de nube) no es tan horrible como suena. No piense en contextos negativos (“reventar en llamas” o “la burbuja estalló”). En realidad, el cloud bursting es una técnica benéfica empleada en el mundo de la computación en nube para ambientes con cargas de trabajo variables. En estos entornos de nube híbrida las aplicaciones pueden funcionar en un centro de datos o nube privada y “reventar” (saltar) a la nube pública cuando surge una gran demanda de capacidad de computación, ahorrando así recursos y dinero.


Unirse a la conversación Comenta

Compartir
Comentas

    Resultados

    Contribuye a la conversacion

    Todos los campos son obligatorios. Los comentarios aparecerán en la parte inferior del artículo