Colaboración e inteligencia de negocios móviles: socios por naturaleza

Colaboración e inteligencia de negocios móviles: socios por naturaleza

Nicole Laskowski

La proliferación de teléfonos móviles y tablets en el lugar de trabajo están sacando a los negocios de su zona de comodidad dentro de sus instalaciones. También está provocando nuevas preguntas – no sólo para los negocios, sino para los vendedores y consultores también – incluyendo esta: ¿Cuál es la mejor aplicación para la inteligencia de negocios móvil?

“Si se remonta al pasado, en relación al teléfono inteligente o al teléfono en general, la mejor aplicación para el teléfono celular fue no usarlo como teléfono”, dijo Claudia Imhoff, Presidente y Fundadora de la consultoría Intelligent Solutions Inc, con sede en Boulder, Colorado.  “Lo que realmente hizo que los teléfonos inteligentes despuntaran fueron los mensajes de texto.”

Imhoff y Donald Farmer, Vicepresidente de Gestión de Productos para QlikTech, con sede en Radnor, Pensilvania, plantearon la pregunta como parte de su presentación sobre inteligencia de negocios (BI) móvil, en la Cumbre de BI del Pacífico Noroeste, el mes pasado.  Pero como pronto revelaron los consultores y vendedores, el debate sobre qué tipo de aplicación puede hacer de la BI colaborativa y móvil esencial para el negocio no es necesariamente directo.  

Construyendo un programa de BI móvil y colaborativo

Mientras los dispositivos móviles siguen aumentando en popularidad, determinar su papel en un programa de BI puede ser difícil para los negocios.  Mientras tanto, determinar la mejor manera de dar soporte a esos negocios puede ser difícil para los vendedores.

“Hay muchas partes en movimiento”, dijo Imhoff.  “Y muchas de ellas no se pueden controlar.”

El número de componentes que los negocios deben de considerar antes de lanzar un programa de inteligencia de negocios puede crear una lista densa de preguntas. Imhoff incluye asuntos como inquietudes sobre el hardware como la duración de la batería, tamaño de la pantalla, y capacidad de almacenamiento, así como inquietudes sobre el software como el diseño y la capacidad de ampliar.  Esos retos existen ya sea si un negocio decide proveer a los usuarios de dispositivos móviles o apoyan un entorno de “traiga su propio dispositivo” (BYOD).

Además, un actor influyente necesario para un programa exitoso de BI móvil es uno sobre el cual los negocios y los negocios no ejercen poder: La industria de telecomunicaciones.

“Las compañías de telecomunicaciones, tienen que poder soportar lo que estamos intentando hacer en esos pequeños dispositivos”, dijo.

Aunque ya es larga, la lista no incluye lo que los negocios tendrán que pasar al introducir herramientas colaborativas.  Como la movilidad, la BI colaborativa es multinivel.  Los negocios necesitan determinar qué tipos de trabajadores se beneficiarían de la tecnología y a qué tipos de datos tendrían que acceder, lo que podría cambiar de acuerdo al propio dispositivo.

“Esperaría que una aplicación o una solución aprovechara la plataforma”, dijo Shawn Rogers, Vicepresidente de investigación de BI y almacenamiento de datos para Enterprise Management Associates, con sede en Boulder, Colorado. Una aplicación para teléfonos inteligentes, por ejemplo, podría enviar al usuario información basada en la ubicación, mientras que una aplicación para tablet podría brindar un mayor nivel de interactividad.

Pero los negocios también deberían considerar cómo unir las herramientas de colaboración en toda la empresa.

“Todos sabemos que los clientes tienen más de una herramienta de BI”, dijo Imhoff.  “El problema allí es que si se construye BI colaborativa dentro del conjunto de herramientas, encapsula la colaboración.”

Al fin de cuentas, la BI colaborativa y móvil provoca preguntas sobre no sólo qué tipo de información se debería consumir, sino también cómo se debería consumir esa información.

Al centro de la movilidad y la colaboración

Pero para crear un programa de BI exitoso que soporta tanto la movilidad como la colaboración, los negocios tal vez tengan que deshacerse del estilo de toma de decisiones al que están acostumbrados a favor de algo más instrumental, de acuerdo a Farmer, de QlikTech.

“La movilidad y la colaboración no es una discusión sobre tecnología”, dijo Farmer, que especificó que hablaba desde el punto de vista de un vendedor. “Es una discusión sobre personas e interacciones humanas.”

Eso es porque los trabajadores son – y han sido – móviles y colaborativos desde hace un tiempo. Con o sin las herramientas fantásticas y elegantes dispositivos portátiles, los empleados siempre se han congregado alrededor del oasis, siempre han discutido sobre negocios y siempre han buscado el aporte de otros antes de tomar una decisión, dijo.  Los vendedores que aseguran que su tecnología “permite” este tipo de comportamiento no están en lo correcto, agregó.

“Todo lo que puede hacer nuestra tecnología es aportar a esa experiencia: mejorarla o empeorarla”, dijo.  “Nuestro reto en realidad es ¿cómo la hacemos mejor?”

QlikTech decidió contestar esa pregunta al ofrecer una aplicación HTML 5 basada en un navegador.  Hacer eso significa que el vendedor de visualización de datos puede sortear las políticas de la tienda de aplicaciones.  Si bien los expertos dicen que las aplicaciones funcionan mejor cuando son construidas específicamente para el dispositivo en que se ejecutan, las tiendas de aplicaciones crean una capa adicional entre el vendedor y sus clientes.  Y, según Farmer, esos se pueden volver problemáticos al intentar actualizar el software o como cuando se intenta remover algo como un problema de seguridad.

“Se les puede pedir con amabilidad si actualizan la aplicación”, dijo.  “Pueden decir que sí, pero puede tomar semanas para que lo hagan. [Mientras tanto], tiene un error que anda por allí hasta que ellos actualicen.”

Pero al escoger HTML en lugar de la aplicación nativa, QlikView no se ata a una plataforma o sistema operativo específico.  Esto podría ser una decisión sabia porque, como señalo Farmer, el departamento de informática no tiene el poder cuando se trata de seleccionar tecnología móvil estos días.  En vez de ellos, los usuarios tienen el poder, ya que compran un teléfono inteligente o tablet para su uso personal y lo traen al lugar de trabajo.

Este patrón – también conocido como la “consumerización” de la informática – no empieza y termina con la elección del dispositivo móvil, según Farmer. 

“No es solamente ‘traiga su propio dispositivo’.  Es ‘traiga su propio software’, traiga su propia colaboración’”, dijo.

Unirse a la conversación Comenta

Compartir
Comentas

    Resultados

    Contribuye a la conversacion

    Todos los campos son obligatorios. Los comentarios aparecerán en la parte inferior del artículo