Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Mutación virtual en Rotoplas

El área de TI apuntaló la transformación de la empresa, de una de manufactura hacia una de servicios, al tener lista toda la plataforma para soportar el cambio.

Rotoplas mutó. La compañía supo que no les bastaría ser un negocio de manufactura si querían sobrevivir en el mundo hipercompetido de la globalización, e hizo lo que están haciendo quienes han logrado no sólo mantenerse, sino avanzar: se volvió una empresa de servicios.

De origen mexicano y con presencia en centro y Sudamérica, Rotoplas se fundó hace 35 años con el objetivo de llevar agua de mejor calidad a los hogares, al tiempo que mantienen un compromiso de desarrollar soluciones vanguardistas para ayudar a mejorar la calidad de vida de sus consumidores.

“Imagina –dice Omar Solís, gerente de TI de Grupo Rotoplas–  una empresa cuyo principal objetivo era producir al menor costo para poder trabajar a través de sus canales. Esa empresa vendía kilogramos transformados en producto. Ahora, vende litros de agua tratada, purificada. La tecnología estaba ahí, pero solo se usaba para controlar ciertos puntos en el proceso de manufactura, hoy sirve para administrar una planta de tratamiento que está instalada en algún Walmart o en algún restaurante.”

Antes, prosigue, Rotoplas tenía puntos de conexión que se contaban con los dedos de la mano. "Hoy manejamos una gran cantidad de dispositivos y de puntos de conexión, que están recibiendo información todo el tiempo. Eso no lo hubiéramos podido resolver en un modelo tradicional. Tener las aplicaciones virtualizadas nos dio flexibilidad para fusionarnos con otras empresas.”

Fue hace ocho años cuando Rotoplas empezó a trabajar el tema de virtualización con VMware,  primordialmente para toda la plataforma de SAP. En 2014, iniciaron la tendencia de virtualizar aplicaciones, algunos escritorios, pero sobre todo en el centro de datos hicieron un buen esfuerzo para llevar a este ámbito, por ejemplo, toda la parte de SAP Hana. “Soportamos todas las operaciones que tiene Rotoplas en Estados Unidos y América Latina de manera centralizada y sin interrupciones.”

Las claves para soportar la transformación digital de una empresa incluyen, a decir de Solís, tener una visión clara de negocio. “Las áreas de TI tienen una responsabilidad: hoy si vas a hablar con el director de marketing, él ya está pensando en soluciones tecnológicas. Lo mismo el de operaciones. Están queriéndose montar a la onda disruptiva. Antes las iniciativas salían de TI y ahora brotan de todas las áreas. TI necesita adelantarse y crear ese paraguas para recibirlas y, sin frenarlas, asegurarse que llevan una lógica de aportar al negocio.”

Para lograrlo, agrega, es necesario tener bien clara la ruta de hacia dónde va la compañía; de lo contrario cada área puede querer subirse a la moda del día sin que al final eso le aporte un beneficio real a la empresa. O hay iniciativas que se pueden contraponer. Ahora las áreas tienen acceso a contratar servicios en la nube y cuando TI se da cuenta, un departamento ya avanzó en cierta iniciativa, que no tiene beneficio para el negocio. Por eso, hay que estar atentos, tener la claridad y la flexibilidad necesarias para llevar adelante aquello que sí beneficia a la empresa.

El acompañamiento de consultores expertos y la planeación son también fundamentales. Las empresas deben buscar esto para ver qué procesos necesitan cambiar, porque la plataforma tecnológica va a ser sólo un pilar dentro de la transformación. Tomás Valles, gerente de ingeniería de VMware México, opina que "si la tecnología te da nuevas funcionalidades, pero tú pretendes mantener tus procesos como los tenías, la adopción y los beneficios que adquieres son lentos y los retornos de inversión marginales”, dice. 

En cambio, “cuando empatas una reestructura de procesos con la adquisición y la implementación de la tecnología y te abres a estas nuevas funcionalidades y nuevas formas de atacar un problema, es cuando todos esos beneficios de mejora y flexibilidad son perceptibles”, agregó Vallés.

De nube en nube

Buena parte de esa flexibilidad y conexión la dan las nubes híbridas. “Algo que falta robustecer –admite Solís– es la interconexión con los socios de negocio, con clientes y proveedores. Antes hablamos de las redes de área virtual (VAN) para intercambiar datos, pero era lo básico: órdenes de compra, avisos de embarque. Ahora ya puedes intercambiar datos conectando los sistemas, y necesitas interconectar una red que sea público-privada.”

Esto también permite manejar mejor las cargas de trabajo y da una mayor flexibilidad al negocio. Con una plataforma de virtualización de red es posible extender pedazos de nubes privadas hacia pedazos de nubes públicas. Esto significa que el movimiento de las cargas de trabajo va a ser transparente, porque se están utilizando los mismos segmentos de red. Ya no se necesita redireccionar a los usuarios hacia otros segmentos o hacia otras redes completamente diferentes. 

La virtualización de la red permite que las partes de una aplicación o servicio puedan no tener que vivir juntas en el centro de datos local. Los portales web pueden estar en una nube pública y las bases de datos de clientes a nivel interno (en el caso, sobre todo, de las instituciones financieras que requieren cumplir con ciertas regulaciones).

Esa flexibilidad de las aplicaciones, que pueden vivir en los mismos segmentos de red, aunque geográficamente separados, da pie a tener flexibilidad de crecimiento, en la parte pública, en un repunte de carga de trabajo, por ejemplo, o en caso de necesitar activar un plan de recuperación en casos de desastres. 

Para el resto de lo relacionado a seguridad, Valles afirma que en esto de la virtualización y las nubes híbridas, la perimetral ya no es suficiente. “La propuesta de Vmware es que las políticas de seguridad de una máquina virtual viajen con ella, sin importar en que servidor físico o red está operando, así, todo lo que corre en la máquina virtual se protege de forma nativa.”

Al final, el meollo de todo este asunto –subraya Solís– es no perder de vista que los roles de los responsables de TI en las empresas han cambiado. "Lo más importante es tener esos commodities, ese centro de datos listo para poder soportar las cargas que van a venir, así te dedicas a otro tipo de tareas: como ayudar a la transformación del negocio para que pueda enfrentar los retos del presente y los del futuro". 

Este artículo se actualizó por última vez en noviembre 2016

PRO+

Contenido

Encuentre más contenido PRO+ y otras ofertas exclusivas para miembros, aquí.

Guía Esencial

Guía esencial: VMware y la virtualización de los centros de datos

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Enviando esta solicitud usted acepta recibir correos electrónicos de TechTarget y sus socios. Si usted reside afuera de Estados Unidos, esta dando autorización para que transfiramos y procesemos su información personal en Estados Unidos.Privacidad

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close