Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Cuatro recomendaciones para trabajar con servicios administrados

El modelo de servicios administrados está cobrando fuerza en América Latina. Niccolo Spataro de Dell Services cuenta qué tener en cuenta al adoptarlo.

El mercado actual requiere que las compañías necesiten entender y adaptarse a las demandas de sus clientes más rápidamente, con procesos más ágiles, y costos internos reducidos. Por ello, y ante ante la creciente complejidad de sus entornos de TI, muchas empresas están volcándose hacia el uso de soluciones y servicios de TI administrados por terceros –implementados de manera interna o desde la nube–, a menudo diseñados a medida y que pueden incluir mejores prácticas, como lo hacen los sistemas ERP o CRM.

Niccolo Spataro, director ejecutivo de Dell Services para América Latina, explicó que lo que hacen en su división es “ayudar a los empresarios a diseñar soluciones efectivas en costo, que tengan sentido para sus empresas, y les ayudamos a implementar estas soluciones, a que los usuarios entiendan el uso de estas soluciones, y por último a operar las soluciones y a darles soporte”, dijo.

Spataro señaló que la demanda de servicios administrados en América Latina está creciendo, gracias a la transformación en las tendencias de TI, especialmente con la computación en la nube, y el hecho de que los clientes se están moviendo de un proceso de adquisición de infraestructura y soluciones operadas internamente, a un esquema donde las soluciones son usadas, pero no son de propiedad de la empresa.

Las principales áreas en las que se está usando servicios administrados son infraestructura de TI, movilidad y cómputo de usuario final, adopción de soluciones administrativas, ERP y CRM, entre otras. En cuanto a industrias, manufactura, servicios financieros y bienes de consumo son las que tienen más proyectos de este tipo. De hecho, Spataro dijo que muchos bancos están usando sus proyectos de servicios administrados como herramienta para ir hacia el uso de sistemas abiertos y la transformación digital.

Servicios administrados requieren un profundo conocimiento del negocio

Niccolo Spataro

Spataro indicó que para que una solución de servicios administrados tenga sentido, debe reflejar un conocimiento detallado de los procesos de negocios del cliente.

“Cuáles son sus procesos más críticos de negocio, dónde quiere implementar soluciones que los manejen de manera más ágil, cuáles son los ciclos del negocio, cuáles son sus períodos críticos, cómo se quieren transformar, cómo están viendo el negocio a futuro, cómo la tecnología puede tener efectos disruptivos en la manera cómo hacen negocios el día de hoy. O sea, toda una serie de análisis que se tienen que hacer para diseñar de manera óptima una arquitectura de solución y, en base a eso, proponer al cliente una implementación de la solución y una etapa que involucre el desarrollo del negocio a futuro, con cambios en los requerimientos”.

El ejecutivo ofreció cuatro recomendaciones que deben tener en cuenta las empresas que estén pensando en adoptar el esquema de servicios administrados:

  1. Utilizar servicios administrados no es un proceso que se haga de golpe. Es un camino que se va a recorrer durante meses o años, dependiendo del tamaño de su empresa. Primero, es indispensable entender las partes del negocio, de la menos crítica a la más crítica, que se van a pasar a un servicio administrado, y empezar por los componentes menos críticos. Las partes que forman el corazón de la empresa, lo más crítico, debería ser lo último en pasar a este esquema.

  2. Tener muy claras y muy bien escritas y documentadas las expectativas que se tienen del  proveedor. La relación con un proveedor de servicios administrados es como un matrimonio, pues le va a dejar a un tercero la responsabilidad de manejar sus datos, sus procesos de negocios, y si él no funciona, su empresa no va a funcionar. Por ello es importante tener muy claras las expectativas que tiene hacia su proveedor y documentarlas, y él debe estar de acuerdo con eso. Forzar a su proveedor a través de penalidades no es un buen esquema, pues  el proveedor puede aceptar condiciones extremas para cerrar el negocio y luego no ser capaz de cumplirlas.

  3. Entender cómo brindará el servicio el proveedor. En los negocios no hay magia, así que hay que comprender muy bien cómo el proveedor va a dar el servicio, cómo va entregar los niveles de servicio, qué procesos tiene, qué experiencias tiene, qué referencias tiene. Esta es una práctica que ayuda mucho a seleccionar al proveedor correcto.

  4. Asegúrese de tener un plan B. Planee en el caso de una falla del servicio a su proveedor. Qué va a hacer, cómo va a poder operar su negocio, cuáles son sus rutas de escape. Porque, al final de cuentas, las fallas son siempre una posibilidad.

Próximos pasos

Quizás le interese también leer:

Por qué los MSP deberían ofrecer servicios de gestión de proveedores

Diez errores que evitar en las transiciones a la nube o al modelo de negocios MSP

Fortinet: Hay más inversión en seguridad de TI, pero complejidad lleva hacia el outsourcing

Este artículo se actualizó por última vez en julio 2015

PRO+

Contenido

Encuentre más contenido PRO+ y otras ofertas exclusivas para miembros, aquí.

Guía Esencial

Guía Esencial: Mejores prácticas para el gobierno de TI en las empresas

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Enviando esta solicitud usted acepta recibir correos electrónicos de TechTarget y sus socios. Si usted reside afuera de Estados Unidos, esta dando autorización para que transfiramos y procesemos su información personal en Estados Unidos.Privacidad

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close