Lo básico Póngase al día con nuestro contenido introductorio.

Brasil refuerza la presencia de los centros de datos

En lo que va de 2016, la tecnología está permitiendo la creación e implementación de modelos de negocio completamente nuevos a una velocidad nunca antes vista, y ello tiene un gran impacto en el datacenter.

Las redes y los centros de datos (datacenters) son agentes activos que desempeñan puntos estratégicos en la forma que actualmente nos comunicamos y hacemos negocios.

Gran parte de su demanda se lo debemos a aspectos como la movilidad, el cómputo de nube (cloud computing), y las redes sociales; esto último ha sido uno de los principales detonantes. Según el Instituto Brasileiro de Geografía y Estadística (IBGE), en 2014 más de la mitad de la población brasileña con diez o más años de edad (54.4%, o el equivalente a 95.4 millones de personas) accede a la red al menos una vez en un período de tres meses.

Si a esto le agregamos el intenso tráfico de datos móviles, que según Gartner puede alcanzar hasta 173 millones de terabytes hasta 2018, y sumamos conceptos como la internet de las cosas (IoT), se tendrá una amplia base de dispositivos, en torno de 26 millones, y por consiguiente, serán necesarios más centros de datos para procesar toda la información que generan los múltiples dispositivos.

No todos los centros de datos son iguales

Por supuesto, los centros de datos –así como otras infraestructuras importantes– difieren tanto como sus propietarios y las funciones para las que estén destinados, y esas diferencias señalan el grado de tecnología que llegan a emplear. Algunas de estas diferencias pueden caer dentro de los siguientes cuatro conceptos:

Operadoras (proveedores de servicios). Otorgan la base que sostiene la espina dorsal de internet,  y parte de su modelo de negocio es similar al empleado en una empresa de servicios públicos. Como la presencia de grandes proveedores de contenido de internet (ICP) dentro de Brasil aumenta, como Amazon Web Services (AWS) y Google, las operadoras se posicionan como la solución local, ofreciendo interconexión y servicios de centros de datos en un solo lugar. Las operadoras disponen de centros de datos tanto para sus propias necesidades, como para ofrecer servicios de conectividad a empresas e instituciones financieras.

Carrier-Neutral, Multi-Tenant Datacenters (CN/MTDC). Este segmento de centros de datos de múltiples usuarios no trabajan con operadoras específicas. Tienen un modelo de negocio similar al de los bienes raíces, en la que la infraestructura del datacenter está construida con el propósito de alquilarla a diferentes empresas que pueden depender de una múltiples compañías para cubrir sus necesidades de comunicación. Es decir, los CN/MTDC generalmente venden espacio, potencia y conectividad cruzada (Cross Connect). A diferencia de los centros de datos que atienden a los proveedores individuales de contenidos para internet (ICP), este segmento pone un mayor énfasis en la flexibilidad de interconexión con el fin de satisfacer las necesidades más diversas. Este tipo de datacenter en particular presenta un crecimiento más moderado que el de los ICPs y se encuentra consolidándose entre las empresas que buscan economías de escala.

Proveedores de contenido para internet (Internet Content Providers, o ICPs).  Están incluidas en esta categoría empresas como Google, AWS, Microsott Azure, Facebook y Apple, las cuales se centran en el servicio a los consumidores, en el mercado corporativo o ambos. Actualmente la principal tendencia entre los ICPs es la necesidad de acercar el contenido al usuario o a la periferia de la red, mejorar su experiencia y cumplir con los requisitos de las aplicaciones sensibles a la latencia.

Los pronósticos lo señalan como el segmento de mercado con mayor crecimiento, y en consecuencia tiene un gran énfasis en los sistemas que proporcionan datos de alta densidad. Es un negocio con mucha competencia y presión sobre los precios, particularmente en el segmento en que compiten a AWS y Microsoft Azure, en donde prevalece el intento de capturar el creciente número de empresas que deciden tercerizar sus infraestructuras de TI.

Centros de datos corporativos y de gobierno. Estos son los centros de datos cuya propiedad es del cliente, y que son utilizados para albergar todos los datos y aplicaciones de una empresa, pero al mismo tiempo usan outsourcing para albergar elementos menos sensibles en centros de datos públicos. Esto creó la necesidad de servicios de "conexión directa" para garantizar la seguridad y el rendimiento de las conexiones en los centros de datos públicos.

Los centros de datos crecen por la demanda de más servicios de internet

La demanda de los consumidores y de las empresas por más datos, en muchos aspectos, se crea a través de redes móviles y residenciales, básicamente exigiendo un cambio en la infraestructura de banda ancha por lo que los clientes exigen a ellos.

En el caso de Brasil, los ejemplos más claros con el uso de aplicaciones como Netflix, Uber o Twitch que generan un alto impacto de estos servicios a los consumidores y en redes de las que dependen. Otro ejemplo de la alta demanda de procesamiento de datos proviene de la aplicación Airbnb, que estima que se realizarán alrededor de 20,000 reservas para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, a realizarse el próximo mes de agosto.

Para las operadoras, este mercado requiere mayor énfasis en la replicación de datos de alta velocidad, una gran capacidad de almacenamiento y conexiones de alto rendimiento en la periferia de la red.

En lo que va de 2016, la tecnología está permitiendo la creación e implementación de modelos de negocio completamente nuevos a una velocidad nunca antes vista, y esto por supuesto tiene un gran impacto en el centro de datos.

Estas tendencias favorecen a los centros de datos y redes ágiles y capacitadas, debido a la rápida integración, adaptación, alcance y rendimiento, con lo que se logra limitar el riesgo.

Eficiencia certificada

Este año marca una nueva etapa en la forma en que se usaran los centros de datos en Brasil, en razón de la llegada de la certificación CEEDA (Certified Energy Efficiency in Data Centres Award), un sello que indica la eficiencia energética de los datacenters.

La empresas que deseen aderirse a este estandar lo podrán realizar por el momento a través de dos  empresas a lo largo del territorio brasileño: Aceco, gigante del ramo de contrucción de data centers, y Apogee, una consultora con sede en la ciudad de Sao Paulo.

El certificado fue creado por una institución Inglés de normas de TI BSC y representado mundialmnete por Datacenter Dynamics,  una editorial multinacional especializada en el segmento.

El sello califica los centros de datos en tres niveles: bronce, plata y oro. En América Latina, la CEEDA ya fue aplicada en México, donde certificó el centro de datos de la cementera Cemex, y en Colombia, con Claro. 

Este artículo se actualizó por última vez en junio 2016

PRO+

Contenido

Encuentre más contenido PRO+ y otras ofertas exclusivas para miembros, aquí.

Guía Esencial

TI en los Juegos Olímpicos de Río 2016, una guía esencial

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Enviando esta solicitud usted acepta recibir correos electrónicos de TechTarget y sus socios. Si usted reside afuera de Estados Unidos, esta dando autorización para que transfiramos y procesemos su información personal en Estados Unidos.Privacidad

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close