BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

???eHandbook.E-Handbook???

Convergencia y HCI en la empresa

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Antes de elegir, compare las opciones de infraestructura convergente

Hay mucho que considerar en la decisión de utilizar infraestructura convergente; algunos factores son subjetivos, otros involucran cálculos de costos.

Para una verdadera comparación de infraestructura convergente, comience con una comprensión detallada de los productos y de las demandas particulares de recursos para las cargas de trabajo de su departamento de TI.

Los proveedores de infraestructura convergente (CI) asignan la combinación de hardware y software en cada producto, asegurando que las piezas trabajen todas juntas. Como resultado, la infraestructura se entrega como una unidad en completo funcionamiento. Al ofrecer una pequeña selección de diferentes unidades de infraestructura convergente, los proveedores simplifican los procesos de prueba y pedido.

Las diferentes configuraciones de CI usualmente se refieren a la escala. Una configuración podría funcionar para unos pocos cientos de máquinas virtuales (VM), mientras que la siguiente complementa unos pocos miles. Los departamentos de TI deben encontrar una configuración que se adapte a su carga de trabajo.

El costo es siempre un problema para TI, pero la infraestructura convergente es una obra a largo plazo que paga dividendos. Aunque el precio inicial es más que la suma de los componentes por separado, el costo de integrar estas partes para ejecutar máquinas virtuales es más que la prima de CI.

Listo cuando llegue

Debido a que el proveedor de CI resuelve la integración arquitectónica, el centro de datos puede centrarse de inmediato en poner la infraestructura necesaria a trabajar. El vendedor selecciona cada elemento para llevar a cabo en conjunción con los otros. Cada pieza de hardware, versión de firmware y un montón de ajustes se fijan para garantizar la compatibilidad.

Los proveedores prueban a fondo el nuevo firmware y las configuraciones, para que los compradores no pierdan el tiempo en cambios.

La infraestructura convergente permite a los clientes concentrarse en sus cargas de trabajo, no los componentes de una infraestructura. Todo lo que está debajo del hardware de VM es definido por el producto de CI y validado por el proveedor. El cliente se encarga del sistema operativo y las aplicaciones de VM –sin preocuparse de la infraestructura física.

El enfoque alternativo es el "mejor de su clase", donde el equipo del centro de datos elige cada componente. Los servidores, redes y matrices de almacenamiento se seleccionan por separado, a menudo de diferentes proveedores. Esto pone la responsabilidad en la organización de TI o un integrador de TI para hacer que todas las partes trabajen juntas, y para validar cada actualización del firmware y cambios en la configuración antes de enviarlos a producción.

Los límites de la CI

Los departamentos de TI necesitan un aparato para ejecutar cargas de trabajo de VM, pero un solo tamaño no sirve para todos. El mayor problema con CI es que es demasiado fijo. Su estructura rígida podría conducir a la pérdida si se saturan los recursos en ciertas áreas y no en otras.

Si una unidad está diseñada para la carga de trabajo de la virtualización de servidores –por ejemplo, una infraestructura de escritorio virtual (VDI)– es probable que utilice toda la capacidad de la CPU antes de llenar incluso un pequeño porcentaje de la capacidad del disco. Peor aún, la VDI hará demandas de rendimiento de almacenamiento que son muy diferentes a las necesidades de una plataforma de servidor.

No todas las plataformas de servidor son iguales. Por ejemplo, una empresa de medios podría usar toda la capacidad del disco y necesitar relativamente poca CPU, mientras que una organización de investigación médica puede utilizar todos los recursos disponibles.

Para solucionar esto, los proveedores de CI ofrecen diversos balances de recursos para diferentes cargas de trabajo, haciendo más fácil una comparación de infraestructura convergente. Una unidad de VDI dedicada es la oferta más común, ya que una VDI a gran escala es diferente que la virtualización de servidores; las unidades para cargas de trabajo específicas son todavía un balance generalizado de los recursos. La carga de trabajo de cada cliente es un poco diferente y puede no encajar bien en una configuración fija.

Los productos de CI rara vez tienen espacio para crecer y satisfacer las crecientes necesidades de carga, por lo que los clientes deben planificar un crecimiento mayor de lo esperado y comprar la unidad que se adapte a esta demanda. Un cliente esperando un lanzamiento de 7,000 VM puede que tenga que elegir entre una configuración de 5,000 VM y una que pueda soportar 10,000 unidades de VM. La unidad más pequeña se saturará antes de desplegar la carga de trabajo completa. La unidad más grande no es rentable, ya que se utilizará ligeramente incluso durante el pico de trabajo.

Una vez que una unidad de infraestructura convergente está llena, el usuario tiene que encontrar presupuesto para agregar toda una nueva unidad. La entrega puede tardar semanas o meses.

Conozca su compromiso

¿Quién es adecuado para el modelo de convergencia? Las startups son candidatas improbables –el tamaño de la organización no justificaría una infraestructura tan fuerte. La estructura ideal para la infraestructura convergente son las medianas y grandes empresas, sobre todo aquellas que prefieren enfocarse en las aplicaciones en lugar de en la infraestructura subyacente.

Los productos de CI pueden ayudar significativamente al equipo de TI que no quiere gestionar conflictos de compatibilidad de firmware y dispositivos. Con CI, un equipo interno se ​​centra en las aplicaciones y los usuarios que hacen que el negocio funcione.

Hay una comparación inherente entre infraestructura convergente y convencional: Una organización gana simplicidad operativa, pero sacrifica flexibilidad de configuración cuando va hacia CI. Al final, cuando se trata de una comparación de infraestructura convergente con otras opciones, la pregunta es: ¿Qué ofrece el mejor valor para su organización en particular?

El camino hiper-convergido

Otra opción es la infraestructura hiper-convergente. Proporciona muchos de los mismos beneficios y aborda algunas de las deficiencias de la CI. Mientras que la última combina el almacenamiento, cómputo y red existentes en una configuración validada, la infraestructura hiper-convergente combina el almacenamiento y el cómputo en un servidor.

Un grupo de varios servidores ofrece una plataforma para la carga de trabajo. Escalar hacia afuera del clúster requiere servidores adicionales –una compra mucho menor que una nueva unidad de CI. Cualquier número de servidores puede ser añadido para acomodar la carga de trabajo cambiante.

El riesgo con la hiper-convergencia es que utiliza plataformas de hardware y software emergentes y tiene nuevos paradigmas operacionales en comparación con la infraestructura convergente, que utiliza hardware existente y probado de una manera nueva.

Este artículo se actualizó por última vez en agosto 2014

PRO+

Contenido

Encuentre más contenido PRO+ y otras ofertas exclusivas para miembros, aquí.

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Enviando esta solicitud usted acepta recibir correos electrónicos de TechTarget y sus socios. Si usted reside afuera de Estados Unidos, esta dando autorización para que transfiramos y procesemos su información personal en Estados Unidos.Privacidad

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close