Fotolia

Resolver Problemas Consiga ayuda para problemas específicos con sus proyectos, procesos y tecnologías.

CIOs: Los equipos de desarrollo de aplicaciones necesitan adaptarse a la TI guiada por el negocio

Los equipos de desarrollo de aplicaciones se encuentran en un punto de inflexión: pueden actuar como productores únicos y no cumplir con las demandas digitales, o habilitar la TI dirigida por el negocio con bloques de construcción de aplicaciones.

La entrega de software ya no es un trabajo restringido a los departamentos de TI corporativos. Por cada dólar gastado por el área corporativa de TI, el resto de la empresa gasta al menos otros 49 centavos en iniciativas "digitales" –ya sea a través de adquisiciones directas o por los esfuerzos de "desarrolladores ciudadanos" que trabajan en las líneas de negocio.

El crecimiento de la TI dirigida por los negocios ha influenciado a los CIOs a repensar el modelo operativo de las TI corporativas, desde la planificación y el compromiso hasta la entrega y el soporte. En la era de la TI dirigida por los negocios, el desarrollo de software no puede ser sólo una cuestión de entregar sistemas terminados; tiene que apoyar la entrega de los componentes que las unidades de negocio pueden utilizar para construir sus propios productos y servicios digitales.

Por lo tanto, los equipos de desarrollo de aplicaciones tienen que reposicionarse para proporcionar los elementos básicos para la estrategia digital empresarial y de negocios, permitiendo que el desarrollo se amplíe a través de un ecosistema más amplio de unidades de negocio y terceros –y finalmente, que satisfaga las demandas digitales.

Este reposicionamiento para soportar TI guiada por negocios puede tomar muchas formas, incluyendo:

• portales de autoservicio que permiten a los usuarios empresariales cambiar y configurar software con una asistencia mínima;

• APIs y microservicios que permiten a los equipos aislar y conectar las características de las aplicaciones; y

• plataformas que permiten la distribución de nuevas aplicaciones.

Pero el cambio en el posicionamiento de los equipos de desarrollo de aplicaciones no es sólo una cuestión de poner los componentes y el código a disposición de las líneas de negocio. También requiere un cambio en la mentalidad hacia el pensamiento sobre los bloques de construcción de las aplicaciones como productos que satisfacen las necesidades de un usuario de negocios.

En otras palabras, la primera pregunta que los líderes de aplicaciones deben preguntarse es qué componentes, herramientas y supervisión necesitan las líneas de negocio y sus socios para poder usar y/o ensamblar los bloques de construcción de aplicaciones por su cuenta.

Estrategia “primero las API”: Tres pautas a seguir

Las empresas líderes ponen en práctica esta mentalidad de producto a través de estrategias "API-first" (primero las API) en las que las API ofrecidas a las unidades de negocio y a terceros se convierten en el principal producto de los equipos de desarrollo de TI.

Tres lecciones han surgido a medida que estos enfoques han evolucionado:

    1. Considere primero la perspectiva del negocio digital.

Es tentador para los equipos de desarrollo poner en marcha APIs bajo la premisa de que entre más generen, más servicios digitales podrán construir los equipos de TI empresariales. Esto pasa por alto el primer paso crítico en cualquier estrategia digital: comprender el estado actual de las capacidades de negocio de la empresa y mapear cómo y dónde necesitan avanzar para alcanzar los objetivos digitales. Aunque esto puede sonar académico, es esencial para la priorización de la producción de APIs así como para evitar APIs que no serán adoptadas o usadas.

Una empresa con la que trabajamos examinó sus capacidades empresariales a través de la lente de la interoperabilidad digital. Para las capacidades que consideraban más importantes para lograr sus objetivos digitales, preguntaron qué tan fácilmente podrían relacionarse nuevos sistemas, servicios y datos con esas capacidades. Ellos usaron esa evaluación para determinar en dónde la empresa debería dar prioridad al desarrollo de una API, por ejemplo, en áreas que representaban claras oportunidades de negocio a medida que mejoraba la interoperabilidad.

2. Calcule la ventaja comparativa de la TI corporativa.

Incluso cuando se utiliza el mapeo de capacidades empresariales para ayudar a priorizar el desarrollo de la API, muchos departamentos de TI corporativos asumen toda la carga del desarrollo. Sin embargo, este enfoque corre el riesgo de caer en una mentalidad antigua: la empresa quiere que las API las produzcan, aunque los desarrolladores de TI tengan dificultades para mantenerse al día con la demanda.

Las estrategias API-first inteligentes reconocen que lo que la empresa desea es la simplificación y la velocidad. Pensar en términos de estos resultados conduce no sólo a la producción de una API dirigida por TI sino al desarrollo de herramientas y entornos que permiten a los usuarios empresariales desarrollar sus propias API. En otras palabras, la TI corporativa no necesita ser un productor, sino un facilitador –e idealmente sólo debe construir APIs cuando trae una ventaja distinta a la tarea.

Una compañía utilizó su mapeo de capacidad de negocios para enfocar el desarrollo de TI corporativo en las API que tenían los más complejos requisitos de cumplimiento y riesgos de información –áreas donde la TI corporativa tenía la mayor experiencia y conocimiento. Para las API con requisitos menos complejos, las TI corporativas proporcionaron supervisión y coordinación, pero permitieron que las unidades de negocio lideraran el desarrollo independiente de las API. Al hacerlo, el departamento de TI se apegó a su filosofía de que, con la gestión de riesgos apropiada, el desarrollo debería ser algo que la TI corporativa permite, en lugar de poseerlo.

    3. Construya un mercado, no una tienda.

En las empresas en las que la TI corporativa se ve a sí misma como única productora, las API se ofrecen a menudo al negocio a través de un aparador similar a una tienda de aplicaciones. Este modelo presupone que la TI corporativa se hace cargo de la tienda y que todos los demás son consumidores. Pero si el objetivo es habilitar el desarrollo de APIs (y compartirlo) dentro de las líneas de negocio, la TI corporativa debería ofrecer un mercado, no una tienda.

Un mercado no sólo ofrece APIs a los consumidores potenciales, sino también las herramientas para que otros potenciales productores puedan construir, probar y compartir sus propias API. Sirve como centro para construir y ofrecer APIs, con descripciones, estadísticas de uso e información de disponibilidad de consumo. Esto hace que la TI corporativa sea un facilitador de la TI guiada por negocios, estableciendo las directrices para asegurar que todas las API cumplan con los estándares regulatorios, eviten redundancias y ayuden a los consumidores a usar las API de manera efectiva e independiente. El mercado ideal es facilitado por las TI corporativas, pero funciona como un entorno activo para aprender, construir, probar y compartir, escalando el desarrollo a través de un ecosistema más amplio.

Equipos de desarrollo de aplicaciones en el punto de inflexión

A medida que avanza la tecnología, ha habido una tendencia clara hacia la simplificación en el desarrollo, desde entornos de bajo código hasta herramientas que permiten un diseño modular y una reutilización sencilla de código. Esto crea oportunidades para muchas empresas para escalar el desarrollo contra demandas digitales, ya sea a través de desarrolladores ciudadanos en líneas de negocio, terceros o incluso técnicas de crowdsourcing.

Los bloques de construcción de aplicaciones –las materias primas que formarán nuevos productos y servicios digitales– proporcionan algo más que un camino más sencillo para el desarrollo de la TI corporativa. Proporcionan un camino más sencillo para el desarrollo de la empresa en su conjunto.

Las funciones de desarrollo corporativo de TI se encuentran en un punto de inflexión estratégico: ¿continúan enfatizando su papel como productores o consideran la posibilidad de convertirse en facilitadores de un ecosistema de desarrollo más amplio y potencialmente más gratificante?

La oportunidad está del lado de los facilitadores de la TI dirigida por los negocios. Proporcionar los bloques de construcción de las aplicaciones asegura que cada proyecto de negocio puede, sin un gran esfuerzo adicional, convertirse en un proyecto de tecnología.

Sobre el autor: Mark Tonsetic es líder de TI en CEB, una compañía de tecnología y conocimiento de mejores prácticas, donde trabaja con líderes de TI en infraestructura y aplicaciones.

Este artículo se actualizó por última vez en mayo 2017

Profundice más

PRO+

Contenido

Encuentre más contenido PRO+ y otras ofertas exclusivas para miembros, aquí.

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Enviando esta solicitud usted acepta recibir correos electrónicos de TechTarget y sus socios. Si usted reside afuera de Estados Unidos, esta dando autorización para que transfiramos y procesemos su información personal en Estados Unidos.Privacidad

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close