justinkendra - Fotolia

Lo básico Póngase al día con nuestro contenido introductorio.

Al mover servidores a instalaciones de co-locación, la planificación es clave

Mover servidores fuera de las instalaciones a un lugar de co-locación puede ser una tarea desalentadora. Utilice estas mejores prácticas para reducir al mínimo el tiempo de inactividad y asegurar una transición sin problemas.

En el mundo actual de TI, la movilidad es importante. Como parte de eso, a menudo es necesario mover cargas de trabajo internas ya sea a espacios de co-locación o a la nube. Estos movimientos son eventos importantes para el equipo de administración, y en ocasiones terminan en lágrimas y recriminaciones.

Aquí hay una lista de acciones y mejores prácticas para mover con éxito los servidores a un espacio de co-locación, con el menor tiempo de inactividad posible.

La migración de servidores requiere una preparación cuidadosa

En primer lugar, determine la potencia, espacio y refrigeración necesarias para los servidores que se está moviendo. La medida ideal sería incluir bastidores completos de equipo con cableado en bastidor intacto, pero muchas veces el espacio de co-locación tiene sus propios bastidores precableados a sus redes troncales. Si este es el caso, los servidores pueden estar distribuidos de forma diferente en la instalación de lo que estaban en sus instalaciones. Si la disposición de servidores ha cambiado, necesitará un nuevo mapa físico para su equipo.

Tenga en cuenta si se permite tiempo de inactividad del sistema para el movimiento. Para servidores dedicados a una carga de trabajo específica, los equipos de TI podrían ser capaces de apagarlos, moverlos y volver a activarlos sin impacto en el usuario. Sin embargo, la mayoría de las organizaciones no tienen muchos sistemas de carga de trabajo dedicados en la actualidad.

Los sistemas que necesitan un alto tiempo de actividad ameritan un enfoque más flexible. Aquí es donde los servidores virtualizados pueden ser un regalo del cielo. Con la virtualización, los trabajos se pueden ejecutar en un subconjunto de los sistemas, lo que permite un cierre parcial durante el traslado. Aquí, una planificación adecuada puede abrir la ventana de tiempo de inactividad a varios días para los servidores, dando a los equipos de TI suficiente tiempo para configurar correctamente la red y realizar pruebas en el lugar antes de restaurar las unidades para el servicio.

Al mover los servidores fuera de las instalaciones, recuerde que el nuevo espacio de co-locación es un entorno compartido. Cree una zona protegida por firewall en la red del nuevo huésped y agregue todas las herramientas de seguridad que necesita para proteger la nueva instalación. Esto puede significar nuevos switches y routers, los cuales debe instalar antes de mover los servidores.

Durante la transición, los dos sitios virtualizados se verán como dos segmentos de una nube privada. Debe haber conexiones entre los sitios dentro del mapa de la red y las configuraciones correspondientes de red de área local virtual. Planee las redes de forma gradual cuando se mueva el equipo, y cree y compruebe las secuencias de comandos para construir estructuras de red.

Asigne un gestor de movimiento para cada sitio como la persona a quién acudir para registrar y comunicar todos los problemas a los administradores apropiados, y para asegurar que los temas están formalmente cerrados. Ya que las mudanzas son agitadas, los detalles pueden ser fácilmente olvidados.

Tenga un plan para transferir los servidores a un espacio de co-locación.

En el día de mudanza

Cierre las aplicaciones o muévalas a otras máquinas virtuales, y luego retire los servidores. Aquí es donde encaja un verdadero deseo por ayuda automatizada. Utilice un gestor de recursos para manejar movimientos más complejos. En el nuevo servicio de co-locación, active recursos y añádalos al conjunto con un paquete de software adecuado.

Una vez que los sistemas están apagados, es el momento de empaquetarlos para la mudanza. Por movimientos de bastidores completos, mantenga los cables internos y los cables de fibra óptica conectados en el lugar para evitar conexiones cruzadas. Sin embargo, no es tan simple como envolverlos en plástico; los cables son objetos pesados ​​y tienden a balancearse alrededor fácilmente. Átelos o péguelos con cinta adhesiva para evitar conectores agrietados en las placas madre.

Con los cables asegurados –y con un mapa de los cables de respaldo a la mano, en caso de eventos no planificados– asegúrese de que cada sistema está asegurado en su lugar. Incluso durante los movimientos sin problemas, las tarjetas PCI Express pueden rebotar fuera de sus conectores y los caddies de unidad reemplazables pueden abrirse. Para evitar estos problemas, utilice una empresa de mudanza de computadoras con experiencia.

Utilice una furgoneta con amortiguación de aire y asegúrese de que el agente de mudanzas evita cualquier carretera en mal estado o de tierra al mover servidores. Una vez que el agente entrega e instala las unidades –ya sea como bastidores o como servidores individuales– conecte los sistemas de energía y refrigeración, así como los switches y routers.

Un par de administradores deben hacer comprobaciones visuales independientes para asegurarse de que el cableado de alimentación está bien, que nada está suelto y que las vías de refrigeración están alineadas, despejados y sin obstrucciones. Luego, encienda y compruebe un pequeño grupo de sistemas a la vez. Una vez más, aquí es donde el software de gestión de configuración automatizada puede ahorrar mucho tiempo, ya que más allá del simple encendido, el servidor necesita para incorporar su nuevo clúster virtual.

A medida que el nuevo clúster se enciende, considere la posibilidad de implementar la siguiente fase de la transición. Idealmente, usted puede cambiar más de la carga de trabajo a la nueva instalación, y luego repetir el proceso de mudanza tantas veces como sea necesario para mover todo el equipo. Esto puede ir mucho más rápido si usted compra un nuevo bloque de servidores. Nuevo equipo puede ir al nuevo espacio de co-locación y pasar por pruebas de aceptación antes de que comience la mudanza física. Esto permite que las siguientes fases de la mudanza se solapen, ya que el nuevo equipo proporciona un búfer para que las operaciones continúen.

Este artículo se actualizó por última vez en septiembre 2016

Profundice más

PRO+

Contenido

Encuentre más contenido PRO+ y otras ofertas exclusivas para miembros, aquí.

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Enviando esta solicitud usted acepta recibir correos electrónicos de TechTarget y sus socios. Si usted reside afuera de Estados Unidos, esta dando autorización para que transfiramos y procesemos su información personal en Estados Unidos.Privacidad

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close